El ¿para qué? de la segunda generación de Acuerdos

En las últimas semanas hemos conocido la opinión de líderes políticos de diferentes ideologías, empresarios, académicos, diplomáticos y en su mayoría coinciden en la necesidad de nuevos Acuerdos de País, dos o tres, no más para focalizarnos y concentrar nuestras energías y voluntades a la construcción de estos.
Enlace copiado
El ¿para qué? de la segunda generación de Acuerdos

El ¿para qué? de la segunda generación de Acuerdos

El ¿para qué? de la segunda generación de Acuerdos

El ¿para qué? de la segunda generación de Acuerdos

Enlace copiado
Las grandes preguntas son: ¿Podemos los salvadoreños confiar en que es posible una segunda generación de Acuerdos que nos conduzca al desarrollo? ¿Para qué necesitamos nuevos Acuerdos? Mi respuesta sería: Sí, es posible llegar a esos Acuerdos y a la segunda pregunta: Para que tengamos una Democracia de Calidad y de resultados que todos podamos evidenciar.

Veamos la historia de la Democracia en América Latina, la primera ola de la Democracia fue durante las primeras décadas del siglo XX, luego la segunda ola fue la democracia liderada por los gobiernos militares aproximadamente desde los años cuarenta hasta mediados los setenta, y fue en 1978 que República Dominicana inició este proceso de transición de la tercera ola democrática, le siguió la región andina, luego Centroamérica, el Cono Sur y así sucesivamente; hoy en día son muy pocos los países que carecen de Democracia, por lo que esta tercera ola democrática tiene alrededor de cuarenta años. Así es la Democracia, es un proceso evolutivo que se construye en más de una generación.

Hagamos un balance objetivo sobre la Democracia Salvadoreña hoy día, los avances logrados y las tareas pendientes.

¿Qué hemos logrado? Existe alternancia de poder, relativamente la pobreza se ha reducido, hemos mejorado en el tema de desigualdad ya que existe un crecimiento de la clase media, tenemos un sistema electoral que ha avanzado y es un proceso que evoluciona y continúa, independencia de los tres poderes del Estado, instituciones de segundo grado con incipiente independencia, avances históricos en combate a la corrupción.

¿Cuáles son las tareas pendientes? Fortalecimiento de las instituciones, amenazas a la libertad de expresión, Estado de Derecho débil, altísimos niveles de inseguridad, impunidad y corrupción, débil adaptación a la independencia de Poderes, educación con grandes falencias, un sistema de salud deficitario, una ciudadanía indiferente al acontecer nacional, el país con menos inversión extranjera y con menos crecimiento en Centroamérica, carencia de una Visión de país, por mencionar los más relevantes.

Para lograr las tareas pendientes se requiere una segunda generación de Acuerdos y que tengamos calidad de nuestra Democracia. ¿En qué consiste la calidad de la Democracia? De acuerdo con el italiano Leonardo Morlino, es construir mejor ciudadanía, es pasar de una democracia electoral a una democracia de ciudadanos y de instituciones fuertes, es conciliar democracia con desarrollo económico con mayor cohesión social, es menos desigualdad y pobreza, es una relación más estratégica entre el mercado y el Estado y una relación más funcional entre el Estado y la sociedad, que pueda responder a demandas más complejas, más modernas y más urbanas en un contexto globalizado.

Los propósitos de una segunda generación de Acuerdos deberían ser para que podamos vivir en paz y libertad sin que la delincuencia impida estos derechos, para que nuestros hijos tengan buena educación, para que si enfermamos podamos acudir a un buen hospital para ser bien atendidos, para tener servicios públicos de calidad, para tener un empleo digno, para que los jóvenes tengan confianza de un futuro mejor donde poder desarrollarse en su propio país.

Mi amiga Sandra de Barraza cuenta una anécdota de su experiencia cuando se desarrolló el Plan de Nación, que esto sucedió en algún lugar de Morazán cuando se realizaba la consulta entre los cientos de grupos que participaron, al final de una de estas innumerables reuniones un campesino afirmó: “Seyan los unos o seyan los otros... pero que seya”. ¡Los salvadoreños queremos buenos resultados y deseamos que sucedan ya!

Tags:

  • acuerdos de paz
  • segunda generacion de acuerdos
  • paz
  • dialogo

Lee también

Comentarios

Newsletter