Lo más visto

Más de Opinión

El parasitismo, una forma de vida

Enlace copiado
Ricardo Antonio Ibarra Manzanares

Ricardo Antonio Ibarra Manzanares

Enlace copiado

La temática del presente artículo me hace recordar una de las asignaturas que llevé en mi carrera de biólogo, me refiero a la parasitología.

En principio es bien importante señalar que el término parásito es de origen griego, cuya etimología original representaba compartir una mesa con comidas, por lo que de acuerdo con sus raíces, ‘para’ significa al lado y ‘sitos’ comida. Así mismo Smith (1965) define a un parásito diciendo: "Es un organismo que está en continua e íntima asociación con un individuo de especie diferente y que es metabólicamente dependiente de él".

Desde el punto de vista biológico podríamos hablar mucho sobre este tema, pero lamentablemente el espacio es limitado.

He tratado de hacer esta pequeña introducción para hacer un parangón con la clase política de nuestro país y también de otros porque es un fenómeno bien universal.

Me ha llamado la atención que muchas personas o ciudadanos se han dedicado a la política en nuestro país y han hecho de ello una forma de vida, que me hace recordar lo que sucede en la naturaleza, que los parásitos viven de los huéspedes y en este caso los huéspedes somos nosotros, la población trabajadora y emprendedora, y que de acuerdo con Smith (1992) los huéspedes son explotados por los parásitos y al mismo tiempo en el parasitismo se establece una serie de relaciones, que se pueden clasificar como parasitismo, comensalismo y mutualismo.

En el caso de los políticos, en su mayoría se podría hablar de un parasitismo estricto, que es un tanto peligroso porque si se terminan al huésped tienden ellos a extinguirse, sin embargo en la naturaleza se presentan mutaciones, y este es el caso de algunos políticos que son peligrosos porque son capaces de mutar, tal como le hemos venido viendo en muchas personas que han llegado hasta jubilarse estando en cargos públicos de elección, como el caso de muchos diputados, que incluso se han dado el lujo de colocar a sus familiares y lo han convertido en un linaje que lo van heredando.

La verdad que es bien preocupante y siento que por el bien de la nación esto debe de ir cambiando.

Es cierto que la presencia del político se remonta desde la época de los griegos y de los romanos, ya que desgraciadamente es un mal necesario porque los políticos no pueden desaparecer, ya que vivir en democracia sale bien caro, si no veamos esa gran cantidad de diputados innecesarios con grandes salarios y prestaciones, que con ese presupuesto se podrían sanar muchas necesidades, por lo que sí sería bueno reducir significativamente el número de diputados y normar el tiempo o sea no permitir más de dos elecciones, para que den oportunidad a otras personas.

Sabemos que es bien importante que un país cuente con líderes auténticos, yo sé que es un tanto difícil pero no imposible, ya que por ejemplo podemos citar el caso del expresidente de Uruguay el señor José Mujica, que le demostró a su pueblo honradez y transparencia, que no se aprovechó para nada de su posición y que actualmente él sigue llevando un estilo de vida como cualquier ciudadano y que duerme tranquilo y no tiene que andarse escondiendo de la justicia, como el caso nuestro de varios políticos que han tenido que huir de la justicia, ya que lo más correcto sería enfrentarse con dignidad y que si se tiene algo que devolver al pueblo que lo hagan.

Deseo pedir mis disculpas a los lectores por lo que voy a decir, pero yo sé que en nuestro país sí podemos encontrar políticos honestos y humildes y con un gran corazón noble para su pueblo porque vienen del mismo pueblo y conocen sus necesidades; en este caso discúlpenme pero me refiero a la señora ciudadana doña María Ofelia Navarrete de Dubón, conocida como María Chichilco, mis respetos a esa gran señora, y así como ella podría nombrar a otras personas que son merecedoras de reconocer.

En conclusión, para que nuestro país siga adelante es necesario la formación de líderes honestos y esto se puede hacer en el cultivo de valores que hay que proporcionar principalmente en los niños, que serán los próximos ciudadanos que tomarán las riendas para engrandecer a nuestro país, por eso me da mucho gusto ver a los jóvenes del nuevo milenio que están comenzando a tomar las riendas de nuestra patria, y por supuesto que no se puede menospreciar a las personas mayores conocidas como de la tercera edad porque ellos son la memoria histórica de El Salvador, y es bien importante que los jóvenes se nutran de las experiencias de ellos.

Si así lo hiciéramos podríamos ir quitando ese concepto tan negativo y despectivo que se tiene de los políticos.

Tags:

  • parasitismo
  • líderes
  • políticos
  • José Mujica
  • María Chichilco

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines