El pasado como referente del futuro

¿Realmente hay un empate en la Asamblea Legislativa 2015-2018, con dos bloques de 42 diputados cada uno?
Enlace copiado
El pasado como referente del futuro

El pasado como referente del futuro

El pasado como referente del futuro

El pasado como referente del futuro

Enlace copiado
 De acuerdo con los últimos datos oficializados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), el FMLN (31)-GANA (11) tendrían los primeros 42 diputados, en tanto que ARENA (35) lograría los otros 42 si hace bloque con PCN (6) y PDC (1).

Según esto, en los próximos tres años no se aprobará ningún decreto ni ninguna nueva ley, ya que no hay 43 votos, los mínimos necesarios para hacer mayoría simple. Pero esto no es real.

En política salvadoreña, no hay equilibrios permanentes. La primera prueba de esta nueva correlación será la conformación de la nueva junta directiva de la Asamblea Legislativa. En el pasado, hemos visto cómo el PCN ha funcionado como un “partido bisagra”, es decir, que hace mayoría con cualquiera de los dos partidos mayoritarios.

En otras palabras, no hay nada que garantice que el PCN no una sus votos a las bancadas del FMLN y GANA para conformar la nueva junta directiva. En legislaturas anteriores, de hecho, cuando no existía GANA, hubo acuerdos directos entre el Frente y el PCN. El difunto Schafik Hándal hizo célebre la llamada “alianza azul-grana” cuando habló de los acuerdos logrados con “los amigos del PCN”.

Y así fue como Ciro Cruz Zepeda, el ex secretario general del PCN, fue presidente de la Asamblea Legislativa durante varios períodos. Y antes de esto, habían sido los acuerdos entre ARENA, PCN y PDC los que habían conformado la mayoría simple y, a veces, luego de fracturas en la bancada del FMLN (disidentes que se separaban del partido apenas días después de haber sido elegidos o a raíz de votar a favor de iniciativas del partido en el gobierno, luego de misteriosos cambios en sus posiciones) hacían mayoría calificada para aprobar créditos o elegir funcionarios de segundo grado.

En legislaturas pasadas vimos cómo los 43 votos surgen de los acuerdos, por muy “antinaturales” que nos parezcan al principio.

Lo mejor sería que los dos partidos mayoritarios hicieran un protocolo de entendimiento que tuviera como base un proyecto de Nación y de ahí se definan los grandes ejes legislativos. Juntos, ARENA y el FMLN, harán 66 votos, 10 más que la mayoría calificada. Si lograran tener este entendimiento, no harían falta “cesiones” hacia GANA o el PCN. Por estos acuerdos para amarrar a los aliados hemos visto, por ejemplo, crecer la junta directiva, de nueve diputados a 14.

En todo caso, pensar en este acuerdo podría ser algo demasiado idealista, dada la polarización que fortalece a los dos grandes partidos. Una polarización que se desmontaría con un acuerdo bipartidista de esta naturaleza.

A ninguno de los dos le conviene, electoralmente hablando, un acuerdo que suavice las diferencias entre ambos. Además, siendo prácticos, lo que se impondrá en la nueva legislatura será la experiencia y “picardía” de los diputados. Y en esto el FMLN, PCN y GANA tendrán la ventaja, porque tienen diputados “veteranos” y ARENA, en cambio, llega con diputados que tienen, en esta, su primera experiencia legislativa.

Tags:

  • tse
  • asamblea
  • empate

Lee también

Comentarios

Newsletter