El perfil de magistrado para la Corte Suprema de Justicia

La Constitución establece: Art. 172. “Todos los jueces SON independientes Art. 176. “De moralidad y COMPETENCIA NOTORIAS: Art. 186 (3) Debe pertenecer a una de las más relevantes corrientes del pensamiento jurídico”.
Enlace copiado
René Hernández Valiente, Abogado

René Hernández Valiente, Abogado

Enlace copiado

Al detenernos en la competencia notoria, vemos que la Constitución exige que esta, como requisito no solo sea un atributo para ejercer la jurisdicción, sino una exigencia en cuanto a que debe ser vista, conocida y demostrada. Esto es, debe ser NOTORIA. El magistrado es un juez técnico, debe saber más Derecho que cualquier abogado. Debe tener vocación judicial además de experiencia.

En el caso concreto de la lista de 30 candidatos que enviará el CNJ a la Asamblea Legislativa en los próximos días, todos SIN EXCEPCIÓN deben demostrar formación práctica constitucional. Recuérdese que se deben llenar 8 espacios, para la Sala de lo Constitucional. La Asamblea no puede elegir magistrados legos. Deben ser verdaderos letrados, doctos e instruidos y además con formación práctica, porque esta influye de manera decisiva en la calidad de la justicia como servicio. Más aún, de la justicia constitucional.

Las Sentencias de la Sala de lo Constitucional son de obligatorio acatamiento. La Inc. 19 de 2012 expresó que el proceso de elección debe transparentar el criterio de elección y objetivar el cumplimiento de las exigencias constitucionales, para asegurar el ejercicio de una magistratura digna.

Diputados: No asuman culpas nombrando a quienes los salvadoreños no nos merecemos. Ustedes tienen que representarnos en el juicio justo al elegir en nuestro nombre. Háganlo con base en una evaluación técnica, que nos garantice la idoneidad, independencia y meritocracia del nombrado, esto es, de acuerdo con el perfil del magistrado que exige la Constitución. El candidato que no quede en él, descártenlo. Es ocasión para que ejerzan la delegación democrática que los salvadoreños les otorgamos para la elección de la Corte Suprema de Justicia.

Los abogados leemos a algunos que no llenan los requisitos constitucionales en la lista de candidatos. Ellos deben de retirarse y dejarle el espacio a quienes sí son los que defenderán la Constitución y al salvadoreño.

Aún es tiempo de dignificar la elección de magistrados en sede legislativa.

Es necesario que conozcamos las capacidades de cada uno, previo a la elección legislativa. Una vez remitida la lista de los 30, las universidades, la sociedad civil y la misma Asamblea Legislativa deben desarrollar eventos de conocimiento de cualidades, que pueden ser foros, conversatorios, debates o presentaciones. Desde ya debemos prepararnos para conocer, con profundidad suficiente, quiénes pueden ser ubicados en ese “Perfil del Magistrado que manda la Constitución y el Manual del CNJ (art. 43)”, y quiénes no. La participación social en esta etapa debe leerse como el mejor elemento coadyuvante en la decisión legislativa. Será un apoyo importante en aras de un proceso público y deliberativo de selección, que garantice la transparencia, objetividad, universalidad e idoneidad en la integración de la CSJ.

Permanezcamos alertas y vigilantes. La patria lo demanda.

Lee también

Comentarios