Lo más visto

Más de Opinión

El plan “Cero tolerancia” y sus efectos visibles

El problema es más profundo que un par de medidas, como lo sostenía anteriormente en este espacio; sino que requiere creatividad e innovación, además del concurso de todos los estratos de la sociedad.
Enlace copiado
El plan “Cero tolerancia” y sus efectos visibles

El plan “Cero tolerancia” y sus efectos visibles

El plan “Cero tolerancia” y sus efectos visibles

El plan “Cero tolerancia” y sus efectos visibles

Enlace copiado
Pretendí escribir este artículo, a tres semanas de la puesta en marcha del plan “Cero tolerancia”, impulsado por el Viceministerio de Transporte con datos del número de infracciones, accidentes, lesiones y muertes en este periodo, para medir su evolución y logros; sin embargo, no logré obtener mayor información, ya que la unidad de comunicaciones del Viceministerio de Transporte, donde me habían prometido enviar la información vía correo electrónico, hubo un cambio y la persona que amablemente me había ofrecido enviar lo que solicitaba tuvo reparos y de un día para otro tuvo que consultar me imagino a su superior y no hubo más respuesta.

No insistí más; lo haré ateniéndome al proceso establecido por la LAIP.

Sobre este respecto, creo que con cinco años de implementación de la Ley de Acceso a la Información Pública, estos resabios o caprichos de servidores públicos que todavía no asimilan la ley o que bajo la sombra del poder político de su superior niegan información pública, violan el derecho de máxima publicidad y el derecho del pueblo de estar informado.

Eso se llama opacidad, no transparencia, y esos hechos conducen a que la especulación y el rumor priven sobre los datos emanados de la realidad.

Dicho lo anterior, volvamos al punto del plan “Cero tolerancia” y su efecto en estos primeros días de aplicación.

Con base en la observación actual y en el reflejo de estas medidas, en los medios de comunicación, lo califico como poco operante.

Creo que la medida afectó a los conductores que recibieron infracciones y se obtuvieron ingresos por la aplicación de esquelas y por la sustracción de placas de las personas mal estacionadas; el tráfico mejoró en algunas arterias, pero no hay cambio de actitud. Todavía persiste la agresividad y deseo de infringir.

En las horas de restricción de los furgones en las vías principales, parece que despejó el tráfico; sin embargo, todavía queda pendiente en lo que se refiere a las horas de descarga y carga en las calles del centro capitalino o áreas comerciales e industriales que propician un caos permanentemente.

Con respecto a los portones, no tengo mayor información, pero hubo protesta por aquello de la seguridad de las viviendas.

Parece que con respecto al cambio de actitud, no se pueden visualizar avances. En conclusión: más parece una medida para ahogar críticas, pero el tiempo lo dirá.

El problema es más profundo que un par de medidas, como lo sostenía anteriormente en este espacio; sino que requiere creatividad e innovación, además del concurso de todos los estratos de la sociedad.

Por ejemplo, estas medidas iniciales deberían haberse acompañado de una intensa campaña de información y sensibilización, y proporcionar sugerencias de las formas correctas de conducirse, pero si solo se sanciona y no se dice cómo corregir, ya uno está perdido. Es una cosa de simple lógica educativa.

Y qué decir de los otros problemas urgentes de abordar, especialmente el de la saturación en la contaminación del aire: ya se reportan altos niveles de contaminación, peligro inminente a la salud.

Los buses chatarra con sus escapes bajos inundan la cara de cualquier automovilista y qué decir de los motociclistas que son envueltos por nubes de humo negro. ¿Qué cantidad de bióxido de carbono respiran y tragan, no es un atentado a la salud pública? ¿Y las ventas en aceras y mercados o zonas comerciales, donde están expuestas frutas y alimentos, que reciben esas partículas tóxicas que el peatón compra camino a casa?

Y con respecto a los peatones: ¿Dónde hay una campaña fuerte y sostenida sobre el uso de aceras y pasarelas? ¡El mayor número de accidentes son contra peatones!

Gracias a los lectores de LA PRENSA GRÁFICA por enviarme sugerencias y situaciones para abordar más aspectos en torno a este tema.

Tags:

  • transporte
  • trafico
  • vmt
  • esquelas

Lee también

Comentarios