Lo más visto

El poder de las palabras

No desestimemos el poder que tiene la palabra. Hay quienes dicen: “las palabras pueden herir más que las balas y curar más que un doctor”. Sirven para motivar y tienen energía para sanar, pero también pueden ser utilizadas para humillar y desalentar. Pero no solo sirven para insultar o halagar, también pueden reflejar contextos y hechos sociopolíticos actuales.
Enlace copiado
Enlace copiado
El 2016 fue un año muy convulso; para muchos el “annus horribilis” de la democracia. Las emociones contravinieron a la razón, la política de la posverdad a los hechos objetivos, el populismo se opuso a los valores democráticos, el racismo a la diversidad, el proteccionismo al “laissez faire” y el chauvinismo a la identidad cosmopolita.

Por medio de mentiras, personajes populistas surgieron en las diferentes llamadas “democracias liberales”. Se llegó a pensar que en lugar de ver una “ola democratizadora” huntingtoniana, se presenciaba una “ola populista” que se convertía en tendencia y escondía dentro de sí aspectos más autoritarios. Un año caracterizado por el brexit en Reino Unido, la victoria de Donald Trump en EUA, los plebiscitarios en América Latina y la incertidumbre de los resultados en Austria, Holanda, Francia y Alemania.

Todos estos factores llevaron a que distintas academias lingüísticas, diccionarios y otras entidades en el mundo seleccionaran términos un tanto pesimistas para describir todo lo que había sucedido en 2016. Postfaktisch fue elegida por la Sociedad de la Lengua Alemana (GfdS, por sus siglas en alemán) y el Oxford English Dictionary eligió post-truth para caracterizar una era donde importan más las mentiras que la verdad. El Merriam-Webster seleccionó “surreal”, que tuvo un mayor número de búsquedas después de la victoria de Trump. La Fundación del Español Urgente (Fundéu), que es asesorada por la Real Academia Española (RAE), eligió “populismo”, en una época donde faltan las propuestas concretas y sobran soluciones simplistas. Por si no fuera poco, el Cambridge Dictionary eligió “paranoid”, como reflejo de un mundo cada vez más incierto.

Pero entonces llegó 2017 y la corriente populista sufrió un revés en Europa, y la victoria del outsider-insider Emmanuel Macron, el cese momentáneo de una tendencia que se estaba propagando por el “viejo continente”. Luego de la derrota de Marine Le-Pen el 7 de mayo, los franceses eligieron renouvellement (o renovación), como la palabra del año 2017 en el marco de la 13.ª edición del Festival de la Palabra, que se celebra todos los años desde 2005 en el pequeño pueblo de La Charité-sur-Loire.

Francia históricamente ha influido a otros países, que han seguido el ejemplo de la lucha contra el totalitarismo y el avance de la democracia. En un contexto preelectoral en El Salvador, donde ambos partidos mayoritarios han demostrado su gran incapacidad, es momento que los ciudadanos opten por alternativas que representen una verdadera renovación. Ya no es posible un típico cambio de caras, es necesario también un cambio de ideas y propuestas que puedan sentar las bases de un profundo cambio democrático. Ante la poca credibilidad de los partidos políticos, es tiempo de poner en la mesa la posibilidad de candidatos no partidarios, como una solución a la crisis de representatividad que existe en nuestro país.
 

Tags:

Lee también

Comentarios