Lo más visto

El presidente guatemalteco en El Salvador

La anterior visita de un gobernante guatemalteco a El Salvador se dio, según información disponible, en enero de 2015 cuando los presidentes de ambos países tuvieron la oportunidad de constatar el estado ruinoso del puente El Jobo.
Enlace copiado
El presidente guatemalteco en El Salvador

El presidente guatemalteco en El Salvador

El presidente guatemalteco en El Salvador

El presidente guatemalteco en El Salvador

Enlace copiado
Esto llevó al visitante a comprometerse en sustituirlo, mientras nosotros haríamos lo mismo con otros dos, que también son importantes para facilitar el tránsito entre los dos países. Esos compromisos eran y son relevantes: ambos países son los socios más importantes dentro del MCCA y constituyen una ruta casi obligada para evacuar el tráfico regional.

Bajo estas condiciones, la reciente visita de un día de don Jimmy Morales fue muy oportuna. En estos momentos, es más que evidente la necesidad de una renovada cooperación en toda la región, pero no solo por cuestiones comerciales, sino además para enfrentar con mayor solvencia problemas comunes de gran impacto y que, dentro de la región, afectan con mayor intensidad y complejidad a los países del Triángulo del Norte.

Pero las noticias que precedieron la visita del presidente Morales dejaron la impresión de que el tema prioritario en la agenda sería el de la Unión Aduanera que, por lo que ha trascendido, es un proyecto que está avanzando con paso firme entre su país y Honduras. Esto, sin obviar otros desafíos que, como el crimen organizado en sus diferentes manifestaciones, la emigración descontrolada y el fenómeno creciente de las pandillas, han llevado incluso a Estados Unidos a patrocinar la Alianza para la Prosperidad que pretende minimizar esos problemas y moderar el impacto de los mismos en su propio territorio.

En este último tema, los otros dos países hermanos también parecen ir avanzando más rápido que nosotros. Esto es lamentable, igual que en el aduanero, más allá del hecho infortunado de que en este caso no estén participando todos los miembros del MCCA. Obviamente, en su concepción más amplia, este proyecto tiene mayor sentido si los cinco países se involucran; así se previó en el Tratado General de Integración Económica (1960). Sin embargo, los gobiernos se han ido conformando con el libre comercio dentro de la zona y con un supuesto arancel común frente al resto del mundo –por cierto con muchas asimetrías–, dándole así largas a un proyecto que debería habernos llevado a estadios superiores de integración. Esto, a pesar de que ya en 2002 se hablaba de avances en esa dirección y que desde 2003 la Unión Europea comprometió recursos con ese fin, a través del Programa de Apoyo a la Integración Regional (PAIRCA).

Con todo, lo que destaca en la apretada agenda del presidente Morales es la creación de un “Grupo de apoyo para combatir la inseguridad” que, nos imaginamos, es parte de la “Alianza”. Asimismo, reviste relevancia el renovado compromiso de construir tres puntos fronterizos, que son los mismos que anunciaron los gobiernos el año pasado, si bien con otro actor en el caso guatemalteco. Y si algo concreto se conversó en torno a la unión aduanera, igualmente sería una reafirmación del acuerdo a que llegaron los presidentes Saca y Colom en septiembre de 2008, precisamente en una reunión llevada a cabo en ese puesto fronterizo, cuyo testigo mudo fue nuevamente el histórico puente inaugurado en enero de 1950. Una obra que está a punto de colapsar totalmente, como lo pudimos constatar en un reciente viaje al vecino país y de lo cual, con toda razón, se quejan constantemente quienes por diversas razones tienen que utilizarlo frecuentemente.

Ojalá que los acuerdos de la reunión Sánchez Cerén-Morales no se queden, como en otras ocasiones, en las buenas intenciones. Aunque en cuestión de prioridades, quizás resultaba también relevante que el visitante convenciera a su colega de las bondades de contar con una CICIG, por aquello, en nuestro caso, de los hallazgos de Probidad y el destape de los papeles de Panamá. Pero si antes esto parecía una decisión difícil, hoy en día es una quimera, por todos los presuntos involucrados en ilícitos de altos vuelos. Sin embargo, personalmente preferiría estar equivocado, para no coincidir con el amigo Roberto Rubio, en que aquí no pasará nada.

Tags:

  • guatemala
  • mcca
  • triangulo norte
  • seguridad
  • comercio

Lee también

Comentarios