Lo más visto

Más de Opinión

El rescate del Centro Histórico

Enlace copiado
El rescate del Centro Histórico

El rescate del Centro Histórico

El rescate del Centro Histórico

El rescate del Centro Histórico

Enlace copiado
¿Será posible volver a caminar despreocupadamente por sus calles y las luces de neón iluminar las noches de compras; llegar en horas de la madrugada a saborear asados y bocadillos populares?

Uno de los sueños más preciados de los seres humanos es vivir en paz, en armonía con su entorno. A simple vista el centro histórico de San Salvador es un “pandemonio” donde se juntan desorden, ruido, violencia, miseria y apatía.

San Salvador de antaño, el de las hermosas casas solariegas de mampostería y lámina, de pudientes familias y grandes almacenes. Allí en medio del bullicio y el desorden, en medio de anuncio de colores chillantes y rótulos luminosos viejos y gastados, se yerguen todavía esos añejos testigos que forman parte de nuestra historia, los que vieron nacer la república y la gloria de la época del añil y del café, de las obras del general Martínez y del coronel Osorio y la furia de los terremotos. Mudos testigos de las luchas revolucionarias, calles vestidas de sangre y odios; están allí, listas para ser rescatadas, remozadas y activadas, un propósito del Foro Permanente para el desarrollo del Centro Histórico de San Salvador; una iniciativa colectiva que reúne a empresarios, Academia, oenegés, residentes asociados en cooperativas de vivienda e instituciones del gobierno nacional y municipal.

La Asamblea Legislativa de El Salvador, en Decreto n.º 680 publicado en el Diario Oficial del 21 de agosto de 2008, le otorgó la calidad de Centro Histórico. Está constituida por ocho barrios: Barrio El Centro, Barrio El Calvario, Barrio Candelaria, Barrio La Vega, Barrio San Sebastián, Barrio Concepción, Barrio San José y Barrio Santa Lucía.

La idea del foro se inició hace ya 16 años como iniciativa de FUNDASAL, quien junto a los habitantes de mesones del centro adquirieron los terrenos donde vivían y construyeron edificios habitacionales para sus familias, por medio de una asociación cooperativa. Los propietarios viven y trabajan en su mayoría allí. Lo inusual del caso es que las viviendas son de todos y de nadie en particular; están diseñadas según las necesidades de cada grupo familiar y no pueden ser vendidas, solamente cedidas a sus descendientes.

La Asociación Centro Histórico está constituida por empresarios que iniciaron allí su negocio familiar y que por las condiciones del proceso de ambiguación fueron trasladando su vivienda y empresa hacia otros lugares. El foro es un lugar donde se escucha lo que cada quien tiene que decir y hacer. Poco a poco han aprendido a escucharse, a actuar, a buscar soluciones que ayuden y no perjudiquen a otros.

Las universidades están atentas para auscultar los fenómenos sociales y económicos que se desarrollan. Glasswing (ONG nacional) acaba de iniciar el rescate del parque Cuscatlán y como es característico del enfoque metodológico, no se trata solo del rescate del sitio, sino la implementación de planes culturales de incentivación a la recreación y la convivencia pacífica y armoniosa. Todos los fines de semana, el parque Bolívar, por ejemplo, es centro de actividades culturales como un polo inmanente de su renacimiento. Se ha rescatado la Casa Dueñas y la Villa Guadalupe, adyacentes a la alameda Juan Pablo II; bellas edificaciones construidas con materiales de la época y diseñadas con las técnicas de principio del siglo XX, viviendas preciosas habilitadas para el disfrute artístico y sensibilización cultural y participativa.

Realmente un esfuerzo que ya está dando sus frutos y cada quien desde su muralla está aportando. ¿Veremos renacer del corazón del país? Sin embargo esta cuestión va más allá de actividades, sitios y monumentos. Esperamos que esta visión camine por la senda de la realización plena.

Tags:

  • violencia
  • centro historico
  • tranquilidad
  • san salvador
  • antaño

Lee también

Comentarios