Lo más visto

Más de Opinión

El respeto efectivo a la sana práctica del periodismo tiene que funcionar como norma invulnerable

Lo que hay que asegurar a toda costa en esta área tan delicada del quehacer nacional es la independencia de los medios de comunicación y la seguridad personal y profesional de quienes trabajan en este campo.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Lo que se experimenta en las diversas sociedades, con las diferenciaciones propias de la forma de ser y de evolucionar que a cada una de ellas les corresponda por su índole respectiva, es que el poder está siempre a la defensiva respecto de los juicios de valor que puedan surgir de las experiencias que vayan dándose en el camino. En los regímenes autoritarios o totalitarios, las fuerzas que controlan el manejo de los asuntos públicos tienen todos los recursos para imponerse sin control; y lo que hacen entonces es ejercer su hegemonía haciendo uso, cuando más, de las apariencias falseadas que tienen siempre a su alcance. Eso lo hemos visto por doquier, y desde luego muy vivamente en nuestro propio ambiente, que por tanto tiempo fingió ser democrático sin cuidarse de las pruebas contrarias que se hacían patentes en el engañoso y atentatorio día a día.

Cuando se da un desempeño anormal del régimen de vida, como ese que acabamos de señalar, las primeras en sufrir los trastornos distorsionadores son las libertades; y entre ellas, la libertad de expresión y de prensa siempre están en primera línea, porque son las que más se interponen entre los intereses de la ciudadanía y los intereses del poder en funciones. Y esta contraposición de intereses no es un fenómeno localizado en un país o en una zona, sino que se manifiesta prácticamente en todas partes, aunque los casos concretos presenten variaciones que siempre hay que tener en cuenta. En el caso específico de El Salvador, las mencionadas libertades de expresión y de prensa han ido ganando cada vez más terreno en el curso de nuestro devenir democrático; pero eso no quita que haya riesgos y amenazas al acecho y que se hacen sentir al menor descuido.

Habría que comenzar por decir que lo que hay que asegurar a toda costa en esta área tan delicada del quehacer nacional es la independencia de los medios de comunicación y la seguridad personal y profesional de quienes trabajan en este campo. El área más sensible es la de la crítica, pues es una cuestión absolutamente no marginable bajo ninguna escusa. La independencia es la cara más notoria y sensible de la libertad, y hay que poner en evidencia todo lo que atenta contra ella.

La Misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que estuvo en nuestro país a finales de 2019 para verificar la situación de tales Derechos en nuestro ambiente dejó plasmadas algunas preocupaciones sobre la seguridad del trabajo periodístico y sobre los ataques abiertos o encubiertos que afectan al mismo. Por ejemplo, el manejo abusivo de la publicidad estatal y los acosos directos contra periodistas con nombre y apellido en el ejercicio de sus funciones. Se hace apremiante, entonces, no sólo hacer declaraciones puramente verbales sobre el respeto a libertades de expresión y de prensa sino activar mecanismos institucionales para la protección de la actividad periodística, tanto en lo referente a las personas que la ejercen como a los medios que la encarnan.

Tengamos presente en todo momento que blindar la libertad de expresión y fortificar la libertad de prensa no son simples mecanismos focalizados, ya que constituyen expresiones de compromiso concreto con la supervivencia de la democracia en ambientes específicos. Es por ello que en este tema crucial se juega la suerte del sistema desde sus estratos más profundos. Si los espacios de las libertades se constriñen o se cierran, no hay cómo darle a la realidad humana en comunidad los insumos que necesita para su salud elemental.

Aquí no es posible hacer ninguna concesión condescendiente ni someterse a ningún abuso del poder en la forma que fuere, porque defender estas libertades básicas es proteger la supervivencia de la normalidad social y del bien común.

Tags:

  • poder
  • libertades
  • medios de comunicación
  • independencia
  • publicidad

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines