Lo más visto

El respeto irrestricto a la legalidad debe estar siempre por encima de cualquier interés político o económico

Lo que ya no hay por parte del sentir ciudadano son cheques en blanco de ninguna índole. Puede haber confianza, pero siempre al amparo de la legalidad.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Si algo se hace cada vez más visible e insoslayable en nuestro complicado ambiente es el imperativo de hacer y garantizar que la ley, en sus diferentes expresiones y manifestaciones, funcione a cabalidad y a plenitud en todos los órdenes de la vida nacional. Dicho imperativo tiene aún más apremio porque venimos de una muy larga época en que la legalidad ha estado sometida sin mayores disimulos a los arbitrios del poder, lo cual condujo a una especie de servidumbre perversa que en muchos momentos llegó a parecer normal, con las consecuencias desestructuradoras que todavía son visibles en muchos sentidos.

Desmontar este tipo de conductas malsanamente institucionalizadas es siempre una tarea de gran compromiso y de largo alcance, como se puede constatar a las claras en el curso de nuestro proceso histórico reciente. El quehacer democrático, en su verdadero sentido, comenzó su andadura en el país allá a comienzos de los años 80 del siglo pasado, cuando el distorsionado autoritarismo político dio de sí, y los avances desde entonces ponen de manifiesto lo difícil y complejo que es lograr que el régimen de libertades tome presencia y vigencia permanentes.

En este momento, varias décadas después, los salvadoreños estamos experimentando nuevas pruebas de sustentabilidad democrática, y el sentir ciudadano se hace valer cada vez más como conductor de la suerte del sistema, lo cual es una muestra patente de que la lógica profunda de la democracia va haciéndose cada vez más presente en todos los ámbitos y aspectos del quehacer nacional. Eso pone a las diversas fuerzas nacionales en inevitable expectativa sobre su propio accionar, que ya no puede estar a merced de los intereses sectoriales, grupales o personales sino que tiene que responder a lo que el sistema demanda de la mano de la ley.

Las recién pasadas elecciones presidenciales fueron un toque de alta intensidad respecto de lo que debe ocurrir política e institucionalmente de aquí en adelante. Puestos en esa perspectiva, lo que ya no hay por parte del sentir ciudadano son cheques en blanco de ninguna índole. Puede haber confianza, pero siempre al amparo de la legalidad; y eso es lo que todos los actores nacionales tienen que entender e interpretar de manera razonable y responsable.

Son los actores políticos, como es natural dentro de la lógica de la organización institucional que rige nuestro sistema, los que tienen que dar el principal ejemplo de sometimiento a la normativa propia de la democracia en su real sentido. Ya se ve que esto les sigue costando mucho a los actores aludidos, pero también es evidente que no pueden escapar impunemente de tal compromiso histórico sin retorno. Entenderlo así tendría que ser el primer paso para salir del atolladero de los conflictos estériles, de las pugnas inútiles y de los forcejeos que no tienen salida. Esperamos que no tarde la comprensión generalizada de la auténtica esencia del momento actual, para que los salvadoreños no continuemos gastando tiempo y energías sin ninguna utilidad ni perspectiva.

El trabajo por hacer para darles respuestas a las múltiples demandas ciudadanas y para seguir consolidando el esquema democrático establecido debe absorber todos los empeños tanto de la población como de las dirigencias nacionales. Ahí está la clave del progreso en su sentido real y funcional. Y la ciudadanía es la llamada a hacérselo saber y sentir a todos, sin excepción.

Los salvadoreños tenemos que unirnos, más que nunca, en el propósito de sacar al país adelante, dentro del marco de oportunidades que hoy se nos ofrecen. Es hora más que sobrada de dejar a un lado las neuras y de potenciar la racionalidad.

Tags:

  • legalidad
  • sentir ciudadano
  • actores políticos
  • marco de oportunidades

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines