El reto de una educación de primer mundo

Enlace copiado
El reto de una educación de primer mundo

El reto de una educación de primer mundo

Enlace copiado
<br /><p>El objetivo más importante para el país es sacar a tanta gente de la pobreza como sea posible, a escala de Costa Rica a corto plazo, de Chile en 20 años, incrementar los niveles de desarrollo humano sustancialmente, lo que significa empleos, educación, salud, conectividad y oportunidades para construirse una vida mejor. Que los ciudadanos que nacen pobres y quienes viven en las áreas más desconectadas del progreso, no estén condenados a ser pobres igual que sus padres, que la sociedad les brinde la oportunidad de escapar de la pobreza. <br /></p><p>La fórmula utilizada por los países que han tenido éxito en eso es bastante similar, primero se embarcaron en agresivos programas de educación, como Chile, Singapur e Irlanda. Llevaron a su población a un mínimo de 12 años de estudio, el equivalente de bachillerato universal que proponía el olvidado Plan de Educación 2021, que perseguía la ambiciosa pero alcanzable meta de que para ese año, el 100% de quienes iniciaron su educación en el período tuvieran secundaria universal, dominara fluidamente el inglés y la computación, necesarios para competir en el mercado laboral, en que sus competidores de todo el mundo están en eso. Chinos, Finlandeses, de Singapur y prácticamente de cualquier país que está en progreso estudian inglés y computación desde primer grado, como herramientas de competitividad que el mundo globalizado exige a la fuerza de trabajo. <br /></p><p>Con una buena base de bachillerato o equivalente, en que han estudiado cinco o mas días por semana, y recibido clases ocho horas diarias en su institución, muchos padres de familia invierten sus ahorros en educación complementaria después de la escuela, China notablemente. En esa educación de calidad, hacen énfasis en matemáticas y ciencias, capacitan a los estudiantes para pensar y orientarlos a innovación, fuente de riqueza y motor de las economías modernas. <br /></p><p>La educación superior, universitaria o tecnológica se concentra en aprendizaje de las carreras que más objetivamente contribuyen al desarrollo de los jóvenes de ahora, ingenierías y capacitación en técnicas de electrónica, electricidad, mecánica y afines. Para un ejemplo, cuando INTEL se estableció en Costa Rica, una de las determinantes de decisión, al estudiar varias alternativas, era si el país tenía una cantidad suficiente de ingenieros capaces disponibles para arrancar una planta de producción de software. <br /></p><p>En nuestro país los índices de competitividad mundial señalan severas deficiencias en la educación superior, graduamos una gran cantidad de licenciados en derecho, economía, administración y otras, en una proporción muy pequeña con los ingenieros que sacamos, en comparación con los países que lo hacen bien. Algunos que no comparten esa visión moderna y pragmática piensan en las carreras que no les facilitan conseguir empleos, hay tantos universitarios sin empleo en su profesión, técnicos en computación, economistas y abogados sin empleo o con empleos que no tiene que ver con su preparación universitaria, que les costó tiempo y dinero, eso produce frustración, el país desperdicia los recursos educando mal a sus jóvenes y no se aprovecha el potencial que tendrían con una educación mejor. <br /></p><p>&nbsp;</p><p>Nuestra educación primaria ha subido en cobertura, pero no en calidad, hay que corregirlo. El Plan 2021 se abandonó sin explicación, a pesar de que el FMLN se comprometió con todos los involucrados a apoyar el plan si hacían Gobierno; firmaron acuerdos que incumplieron, con una visión difícil de comprender. Ellos estuvieron involucrados en su diseño y cuando se los presentamos varios años después, en su sede, les recordé que muchos de ellos son maestros y que la educación es tema importante de las izquierdas. <br /></p><p>El reto sigue vigente y sin acuerdos de nación seguiremos por la misma ruta del subdesarrollo. No sé si eso es posible en el ambiente polarizado, pero debiera estar en la plataforma de los candidatos presidenciales como tema central.</p><p>

Tags:

  • opinion
  • la-palestra

Lee también

Comentarios

Newsletter