¿El robo del siglo?

Los graves conflictos que afronta el país, en cuanto a inseguridad social, deficiente crecimiento económico, corrupción, despilfarro de los ingresos del erario nacional, falta de oportunidades de empleo, polarización ideológica, por mencionar algunos de ellos, hace que la población se pregunte: ¿Hacia dónde vamos?
Enlace copiado
¿El robo del siglo?

¿El robo del siglo?

¿El robo del siglo?

¿El robo del siglo?

Enlace copiado
 ¿Será posible que los diferentes conflictos no tengan realmente solución? ¿Existen intereses de sectores con poder económico que no desean que el país cambie porque les es más rentable que continúe así como está?

Otro de los grandes desafíos que ha tenido que afrontar el Gobierno en turno es el del manejo de los fondos previsionales, que mantiene en vilo a los trabajadores, quienes más temprano que tarde pasarán a formar parte de los miles de pensionados, sin tener hasta el momento la certeza sobre cómo serán manejadas sus aportaciones para tener en el futuro acceso a una pensión digna.

Después de escuchar hace pocos días las declaraciones del ministro de Hacienda en una entrevista de un canal de televisión, donde hizo alusión al manejo mixto que se piensa dar a las pensiones de los trabajadores –público-privado–, surgen las obligadas preguntas: ¿Estarán los fondos previsionales de los trabajadores mejor resguardados con este sistema mixto? ¿Existirá mayor riesgo de que estos fondos sean mal manejados al estar en diferentes manos?

Es lógica la inquietud de los trabajadores por los ominosos antecedentes que han ocurrido en el pasado donde se han esfumado fondos de algunas instituciones sin que se haya podido recuperar nada. (Caso Majano en el ISSS y otros).

Sin embargo, lo que preocupa a los futuros pensionados sobre las declaraciones del señor Cáceres y otros funcionarios del Gobierno referentes a este tema son las posibles soluciones para desactivar esta “bomba de tiempo”. Aunque hoy día los funcionarios de Gobierno que han dado declaraciones sobre esta situación niegan que se vaya a aumentar la edad de jubilación, disminuir el porcentaje con que se pensionarán los trabajadores en el futuro próximo o suspender la pensión vitalicia, las posibilidades de que esto ocurra podrían ser reales en este gobierno o en el próximo.

En cuanto a la propaganda mediática sobre “el robo del siglo” que es promovida por sectores de la extrema derecha, pienso que no abona en nada a la solución de este grave problema que tendrán que afrontar los futuros pensionados, quienes permanecen en la incertidumbre sobre cuál será el monto de su pensión cuando llegue la época de jubilarse. Si hablamos de robos del erario nacional, estos han ocurrido en diferentes épocas y en diversos gobiernos, sin que nadie se haya interesado por cuantificar su monto, ni mucho menos llevar a los implicados en estos casos de corrupción a los tribunales para que sean juzgados. La labor que hoy en día realiza la Sección de Probidad de la CSJ y el Instituto de Acceso a la Opinión Pública en cuanto al mal manejo de los dineros del erario nacional por expresidentes de la República solo parecen ser cortinas de humo para ocultar otros ingentes problemas que abaten al pueblo salvadoreño.

Siempre se ha afirmado hasta la saciedad que en el país existe elusión y evasión fiscal que no permite hacer llegar enormes recursos al erario nacional, los cuales se escapan por el sucio drenaje de la corrupción, al evadir impuestos por medio del contrabando y otras actividades ilícitas practicadas desde hace muchos años, que han hecho desaparecer millones de dólares de los contribuyentes. Si Hacienda trabajara de veras en ponerle fin a esta nefasta clase de actividades, habría más fondos para hacerle frente al problema de la deuda previsional y otras urgentes necesidades.

Si a lo expuesto anteriormente le agregamos la austeridad que debería existir en el uso de los recursos que pagan los contribuyentes, evitando el despilfarro que ocurre en algunas instituciones de Gobierno, como por ejemplo en la Asamblea Legislativa, con los bonos de junio y diciembre, los superfluos viajes al exterior de los diputados, la cantidad innecesaria de tanto asesor, etcétera, no sería necesario estar pensando en hacerle más difíciles los últimos días a los que sobreviven de una exigua pensión.

Tags:

  • inseguridad social
  • crecimiento
  • pensiones
  • robo del siglo
  • jubilacion

Lee también

Comentarios

Newsletter