Lo más visto

El rol de la prensa es reflejar la realidad de lo que pasa, por lo cual los que no quieren que eso suceda se ponen al ataque

En lo que atañe a nuestro comportamiento profesional como medio independiente dedicado al servicio de los mejores intereses del conglomerado, nos mantendremos siempre en esa línea, vigilantes de que las libertades básicas se respeten sin reservas.
Enlace copiado
Enlace copiado
Cuando el avance de la transparencia y la lucha contra la corrupción y la impunidad van ganando terreno en una sociedad determinada, como es hoy el caso de la nuestra, se vuelve totalmente previsible que las resistencias a todo ello, en especial desde los estratos superiores del poder, se quieran hacer valer a toda costa. Por eso en estos tiempos en que la democratización avanza, pese a todos los obstáculos que va encontrando en su ruta, se ven con creciente periodicidad reacciones adversas al trabajo de los medios independientes, tratando no sólo de obstaculizar su labor sino también de generar maniobras de intimidación de distintas formas y por variadas vías. Este es un fenómeno que se da en muchas zonas y países, y en especial en aquellos en los que el populismo disfrazado de estrategia revolucionaria quiere imponerse a toda costa en forma permanente.

Los interesados en el ocultamiento de conductas incorrectas, abusivas y aun delincuenciales al ver destapados públicamente sus manejos cuestionables y perseguibles la enfilan de inmediato contra los medios que actúan con seriedad y que lo que hacen es divulgar lo que sucede en el ambiente, sin sesgos ni matices interesados. Y es que ante las evidencias de la incapacidad o del abuso, lo que ahora se estila es usar señalamientos descalificadores como eso de “Golpe de Estado suave” o de “persecución política”. Los que están o han estado en posiciones destacadas de poder tienen que asumir y aceptar como algo natural dentro de la dinámica democrática que sus actuaciones sean cuestionadas, y ante ello lo que tendrían que hacer es defenderse de manera razonable y creíble, sin caer en las reacciones iracundas o desbordadas.

Dentro de lo que es un ejercicio normal de la democracia, el cultivo de la libertad de expresión y el respeto a la misma son factores absolutamente indispensables para garantizar que haya un desenvolvimiento efectivo y seguro de la dinámica nacional en todos sus sentidos. Si no hay libertad de expresión bien resguardada y derecho a la información respetado como se debe lo que se va abriendo es el espacio de la impunidad y el rebrote de todos los vicios del pasado. Para evitar que tales desafueros se repitan es preciso, fuera de toda duda, que todas las fuerzas garantes de la buena marcha del país se mantengan en permanente vigilancia sobre el desarrollo de los acontecimientos, muy en especial en lo que atañe a las conductas desde el poder.

En distintos países del área latinoamericana se ven constantes ataques a la libertad de prensa y a los medios que la ejercen sin sumisión a las líneas políticas imperantes, y este es un fenómeno al que hay que prestarle la máxima atención, porque incide en forma directa en el sano desempeño de la vida nacional respectiva. Como significativo complemento tiene que manifestarse la solidaridad internacional en pro de la libertad de expresión y en apoyo constante a quienes la practican. La reciente Resolución de la SIP sobre la situación salvadoreña en este campo es una muestra patente de que dicha solidaridad activa va ganando terreno.

En lo que atañe a nuestro comportamiento profesional como medio independiente dedicado al servicio de los mejores intereses del conglomerado, nos mantendremos siempre en esa línea, vigilantes de que todas las libertades básicas se respeten sin reservas.

Tags:

  • libertades
  • sip
  • solidaridad
  • medios independientes

Lee también

Comentarios