El salario mínimo

Pensando en la mayor cantidad de personas, y en describir su situación y realidad más inmediata y realista, el salario mínimo por sí mismo no reúne todos los aspectos necesarios para albergar una perspectiva suficientemente amplia.
Enlace copiado
El salario mínimo

El salario mínimo

El salario mínimo

El salario mínimo

Enlace copiado
De la mano con esta regulación, es importante encarar los desafíos de productividad e informalidad, de lo contrario su alcance continuará siendo limitado, sobre todo para alcanzar aquellos trabajadores laborando fuera de la formalidad, o que presentan menores salarios mínimos como el agropecuario, o que ganan aún menos laborando en microempresas.

Cálculos propios realizados sobre la base de la Encuesta de Hogares y de Propósitos Múltiples de 2014 indican que alrededor del 51 % de toda la población que realiza labores (llamada Población Económicamente Activa (PEA) por alguna retribución económica son “asalariados”; la otra mitad, trabaja por lo que puedan ganar en sus actividades por cuenta propia. De este grupo, dejando la parte gubernamental, donde el cumplimiento es acatado por norma, la capacidad económica de las unidades empresariales de cualquier tipo, obligadas a retribuir con el salario mínimo, no es igual. Del conjunto, son las microempresas las que presentan los menores niveles de productividad y mayores niveles de incumplimiento. Para 2014, entre todos los “asalariados” (o del 51 % ya mencionado) el 43 % se empleó en empresas con menos de nueve empleados; sin embargo, 38.8 % devenga remuneraciones abajo del salario mínimo. Realizando, igual comparación para 2007, año desde el cual corresponde un incremento del salario mínimo del 37.8 % en su valor, el porcentaje de incumplimiento era menor, aproximadamente del 33.5 %. Con lo cual, durante los últimos años, los trabajadores fuera de la regulación han aumentado en mayor medida en este sector, lo que pone de manifiesto que es importante también apoyar y elevar su productividad.

Asimismo, la información nacional indica que no todos trabajadores del sector de asalariados siguen a cabalidad las normas legales o realizan una adecuada contribución para salud o pensiones. Del sector no gubernamental, aunque son “asalariados”, de manera estructural, aproximadamente el 40 % cotiza y el otro 60 % no, disminuyendo el segmento de trabajadores a los que se les “cumple” con el salario mínimo y con su seguridad social.

De esta manera, el incremento del salario mínimo será positivo, para elevar los ingresos de las familias que laboran en el sector formal cerca de esos rangos, pero sin fortalecer las áreas de productividad en general y para las microempresas, para el resto de trabajadores, podría, como ha resultado en ocasiones anteriores, aumentar la transición de tipos de empleo que realizan cotizaciones a no realizarlas, dejando por fuera aspectos importantes para el desarrollo social, como la formalidad, y desatendiendo aspectos tan puntuales como la reglamentación de la no cotización por trabajadores agrícolas, o las dificultades que enfrentan trabajadores por cuenta propia o independientes para colaborar monetariamente y ser acogidos, a la legalidad del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

Tags:

  • salario minimo
  • microempresas
  • poblacion economicamente activa

Lee también

Comentarios

Newsletter