El siglo de las migraciones y deportaciones

Indiscutiblemente el siglo XXI será el siglo de las migraciones y de las deportaciones. De sur a norte y de este a oeste.
Enlace copiado
El siglo de las migraciones y deportaciones

El siglo de las migraciones y deportaciones

El siglo de las migraciones y deportaciones

El siglo de las migraciones y deportaciones

Enlace copiado
Lo vivimos a diario en El Salvador, donde cerca de 650 personas salen diariamente del país rumbo al extranjero, preferentemente hacia Estados Unidos de América motivados por la falta de perspectivas o por el clima de violencia que vive nuestro país.

Una iniciativa del gobierno de EUA causada por la presión populista antiinmigrante del candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, se propone a principios de enero de 2016 iniciar deportaciones masivas de extranjeros indocumentados, lo cual afecta directamente a nuestros compatriotas en tal situación en EUA.

No se trata de un hecho aislado. A lo largo y ancho del planeta hay flujos considerables de emigraciones masivas motivadas por las guerras, las crisis económicas o la inseguridad ciudadana. Ejemplo palpable de ello es el millón de emigrantes del conflicto sirio y de la guerra iraquí, que arriban con lo poco que llevan puesto a Europa, donde son recibidos, por el momento, a regañadientes. También hay un flujo migratorio sur-norte del África hacia las costas de España, Italia y Portugal, con el objetivo de buscar un nuevo hogar y nuevas oportunidades de vida en estos países. Al grado que la Fortaleza Europa que a través de leyes y convenios antiinmigrantes la Unión Europea (UE) ha tratado de consolidar, es cada vez menos Fortaleza y más un objetivo prioritario para los pobres del mundo que a través del desplazamiento geográfico buscan cambiar su situación.

Al respecto, son importantes los esfuerzos que en materia de prevención de la emigración y de ayuda para el desarrollo está desarrollando EUA, sobre todo en nuestro país, con la aprobación del Fomilenio II y las perspectivas de cooperación financiera a través de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte. Y también en Europa, los esfuerzos principalmente de la canciller alemana, Angela Merkel, por luchar contra sus socios europeos para que acojan dignamente a los emigrantes de las guerras y las crisis económicas de Asia y África.

Se trata de un trabajo de Sísifo, pues apenas se ha comenzado a paliar una necesidad, cuando surgen simultáneamente otras diez, y así sucesivamente ad infinitum. En una enmarañada situación donde confluyen los más variopintos factores, desde la crónica escasez de empleo, el galopante aumento de la canasta básica y el gran Moloch de la inseguridad ciudadana.

Así las cosas es evidente que la nación entera se encuentra desbordada por esta situación, que cada día se agudiza más. Es necesario frente a este megaproblema, no solo echarle la culpa al actual gobierno del presidente, profesor Salvador Sánchez Cerén, sino también tender puentes entre todas las facciones políticas de la patria y las fuerzas vivas del país, para conformar una plataforma de consenso que nos permita salir del atolladero y buscar un rumbo de paz, esperanza, democracia y progreso, que tanto merece El Salvador.

Estamos seguros que una iniciativa de tal calibre recoge no solo el sentir ciudadano sino también el espíritu de los Acuerdos de Paz, ahora que se aproxima un aniversario más de la suscripción de los mismos en enero de 1992 en Chapultepec, México.

Tags:

  • migracion
  • deportacion
  • violencia
  • eua
  • fomilenio
  • desarrollo

Lee también

Comentarios

Newsletter