Lo más visto

Más de Opinión

El tiempo da la razón

Todo empleado que maneja fondos en una empresa debe rendir cuentas cuando el patrono lo requiera y jamás puede alegar que algunos gastos están calificados como “reservados”; y si lo hace, debe estar seguro de su despido, y ser demandado penalmente.
Enlace copiado
El tiempo da la razón

El tiempo da la razón

El tiempo da la razón

El tiempo da la razón

Enlace copiado
Con mayor razón cuando los fondos son públicos: jamás puede alegarse que hay gastos calificados como “reservados”, como lo han hecho, abusivamente, con fondos de la Presidencia, destinados a publicidad, compra de vehículos, vigilancia, otros, según nota del secretario privado de la misma.

El 31 de julio de 2009, “don Funes”, en campos pagados en diferentes medios de comunicación, expresó: “Las puertas de la Presidencia están abiertas a la información y no habrá secretos”. ¡Qué farsa más grande!

A “don Funes” deben explicarle la Constitución varias veces para que entienda que el soberano es el pueblo, y no él, y que los fondos públicos son del pueblo.

Desde el inicio de esta administración señalamos lo que se avecinaba, pero escondiendo la verdad han querido cubrir los fracasos realizados por ignorancia o malicia.

Así, “don Funes” ha dicho que estamos bien financiera y económicamente y que vendrán miles de inversionistas, pero el tiempo se ha encargado de demostrar que eso no es cierto, que las calificadoras de riesgo nos ponen en el “petate” y en todas las listas de países confiables para la inversión nos colocan en la posición 100. En salud dijo que con la reforma todo será un éxito. El Colegio Médico ha dicho que la salud pública es un fracaso.

En seguridad ciudadana, después de tanta mentira, o como decimos los salvadoreños, “pura paja”, recibieron una bofetada, pues el Departamento de Estado de Estados Unidos informó a los estadounidenses que es peligroso visitar El Salvador y que no están con la tregua.

Qué raro que “don Funes” no arremetió con insultos, como lo hace con las críticas de los salvadoreños. ¿Fue por temor? o ¿el que calla otorga? El tiempo nos ha dado la razón sobre la inseguridad en que se vive.

El colmo ha sido que usaron a los “criminales descuartizadores” para dar una conferencia de prensa en la biblioteca del penal La Esperanza, para lo cual trasladaron de otros penales a los cabecillas, con todas las comodidades, para que dieran las mismas declaraciones del “generalísimo”. Ahora los patos les disparan a las escopetas.

Con hechos como este estamos presenciando el surgimiento de un cuarto poder: el de los “criminales descuartizadores”, que mandan, ordenan, exigen, apoyados por 600,000 afiliados, unidos a forajidos de saco y corbata.

Por eso es insensato, o mejor dicho suicida, dejar que el curso de los acontecimientos se determine por la actual administración, que es una camarilla carente de moralidad, patriotismo e independencia. Recordemos que el rescate de El Salvador no se puede alcanzar si no es con el concurso, esfuerzo, voluntad y valentía de cada uno de los salvadoreños.

Lo más escalofriante es que hemos caído mansamente, creyendo que el proceso democrático es capaz de salvarnos por sí solo, sin tener en cuenta que tal proceso únicamente va quedando para la “rapiña electoral”.

La Constitución da el derecho de remover a aquellas administraciones legítimas, que con el correr del tiempo, por sus constantes violaciones y mal uso de los fondos públicos, se han vuelto ilegítimas.

No es con llamados a militares a un golpe de Estado que se soluciona la situación; además estos están ocupados, buscando a sus héroes. Cuidado no, les vayan a imponer al “Viejo Lin” para el nombre de una brigada.

Lo que se requiere para la resurrección de El Salvador son movimientos cívicos populares sin intereses partidarios, como el Comité de Huelga de Brazos Caídos de 1944.

Tags:

  • fondos de la presidencia
  • administracion
  • inversionistas

Lee también

Comentarios