Lo más visto

Más de Opinión

El tío Pepe y las votaciones

Enlace copiado
José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

Enlace copiado

Recientes escritos tanto de don Jorge Tobar, como de don Rafael Castellanos, entre otros, han señalado contundentemente quiénes son los verdaderos protagonistas de esta deplorable pérdida de las libertades, que se verá más fuertemente a partir de mayo de este terrible año; por lo que acá me referiré a ellos, agregando un tercer grupo cuyos integrantes son igualmente culpables de lo que pasó el 28 de febrero.

Digamos las cosas como son; en El Salvador el gobierno provocó un gigantesco fraude pre electoral rompiendo las leyes desde el día de la elección presidencial, hasta el de la legislativa, cuando Bukele volvió a irrespetarla, al llamar al voto para su partido; pero durante todo el período en que mal ha gobernado, le ha importado un bledo la Constitución y las leyes secundarias y las ha transgredido sin empacho, habiendo decidido por ejemplo no pagar el FODES ni la deuda política, para ahogar a los adversarios, pero endeudando al país de una forma preocupante, por decirlo delicadamente. El jefe del Ejecutivo jamás se contentó con cumplir con sus funciones, sino que pretendió legislar, juzgar y condenar a todos los que él consideró sus enemigos; particularmente a la prensa independiente y a los otros institutos políticos, insultando con descaro a legisladores, magistrados y jueces, cuando no se plegaban a sus caprichos.

El segundo responsable es quien debió parar esas acciones desde su cometimiento y no lo hizo. La Fiscalía (en particular el fiscal general, que debió actuar con firmeza, de oficio o ante una "notitia criminis") y la Policía como un Órgano auxiliar suyo; pero debido a que los dos titulares de esas instituciones no cumplieron con su deber, por impericia, negligencia, imprudencia o servilismo; debió ser la Asamblea legislativa quien destituyera a esos funcionarios, o a cualquiera otro que creyera que está sobre la ley, no por locura sino por fechoría; y debió hacerlo en cuanto la trasgresión se hubiera dado y no unos días antes de las elecciones; pero nadie actuó, solo vieron cómo desde el presidente hasta sus ministros, desacataban la ley y nadie hizo nada. Unos días antes del 28 de febrero, en un evidente intento populista, un diputado intentó desaforar al lord tenebroso por insanidad mental, pero esto fue un acto torpe que trajo una reacción adversa, en donde los seguidores de Bukele cambiaron la tendencia que entonces había y lo victimizaron nuevamente.

En el grupo anterior, debemos colocar además a todos los funcionarios encargados de la contraloría del Estado, que tampoco pararon a los delincuentes por miedo y permitieron el golpe de Estado del 9 de febrero de 2020 y las muchísimas más aberraciones que desde entonces se dieron.

El tercer grupo es el de los cobardes y cómodos, que sabiendo el peligro que se nos venía encima, decidieron no votar, aunque muchos llenaron sus propias redes sociales invitando a los demás a hacerlo; y así, ganó nuevamente el absentismo y la siguiente tendencia legislativa fue elegida por menos del 25 % del electorado. Esa es la verdadera fuerza de NI y de su autócrata amo; el otro 24 % votamos en contra; y el restante 51 % se quedó en su casa por "miedo al covid" o fueron a la playa, por miedo a los que tienen miedo del covid.

La historia del tío Pepe representa la de cualquier salvadoreño de bien. Él es un hombre de noventa y tantos años, con graves problemas en la vista y locomoción; pero con una profunda fe en Dios, gran cultura y férreos principios. Hermano mayor de otros dos patriotas: mi difunto padre y mi tío René, luchador incansable por la libertad, pero también fallecido demasiado pronto. El tío Pepe después de oír misa, fue a votar, apoyado en su esposa e hija; y cumplió así con su deber y ese día, hizo patria. Solo gente como él puede hoy hablar y quejarse de un futuro incierto para la democracia.

Pero cada día tiene su afán y hoy se levanta el sol sobre el mismo firmamento y como siempre, repetiremos que hemos de dar todo por la República, con ayuda de Dios. Gracias, tío, y gracias a ese veinticuatro por ciento de patriotas, por su heroísmo.

Tags:

  • tío Pepe
  • protagonistas
  • fraude
  • Fiscalía
  • Asamblea

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines