Lo más visto

Más de Opinión

El tratamiento equivocado de cualquier cuestión nacional o internacional va complicando aún más las cosas

Si no se enderezan los modos de enfocar y de tratar la realidad, desde lo local hasta lo global, iremos desembocando todos en un laberinto sin salidas perceptibles y accesibles.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

En esta época crecientemente globalizada, uno de los efectos que más se hacen sentir en todos los ambientes es el que se refiere al imperativo de idoneidad en cualquier tarea que se asuma, desde las más altas funciones políticas en lo nacional y en lo internacional hasta los niveles menores dentro de las estructuras del trabajo público o privado. Y al mencionar la idoneidad lo hacemos con criterio abarcador y expansivo, porque no se trata únicamente de la idoneidad profesional o técnica, que desde luego hay que asegurar en cada caso, sino sobre todo de la que corresponde al comportamiento personal en sus más variadas manifestaciones, porque lo que todas las evidencias disponibles van dejando en claro es que lo principal y fundamental consiste siempre en el buen manejo personalizado de las situaciones y las circunstancias que se vayan presentando en el camino, y ya no se diga en un camino tan pedregoso como el que se ha abierto en las distintas áreas de la globalización que sigue su curso.

En estos días que corren, con la aceleración puesta al máximo, todos los seres humanos del momento, y sea donde fuere que estemos ubicados geográficamente, tenemos al mundo a la mano en lo que a información corresponde. Las redes de comunicación virtual son un espejo sin límite y sin fin, y esto tiene ventajas, acarrea riesgos y multiplica desafíos al por mayor.

Una de esas ventajas es que cada día hay menos formas de ocultar la realidad, pese a que los recursos para desfigurarla o manipularla también se multiplican. Uno de los riesgos más peligrosos es el que se centra en el despiste creciente sobre lo que ocurre en verdad sobre el escenario del momento. Y de seguro el desafío más potente consiste en hacernos partícipes minuto a minuto de la realidad sin fronteras, lo cual puede desbalancear las visiones y las apreciaciones de lo que pasa aquí, allá y acullá, si no hay un acompañamiento suficiente en lo que toca a la racionalidad de los enfoques y a la creatividad de los planteamientos.

En el plano más alto de la realidad política y económica global estamos presenciando un acontecer marcado por una conflictividad que muy fácilmente se sale de control. Es el caso de la llamada "guerra comercial" entre los Estados Unidos de América y la República Popular China, que son por hoy las dos potencias más fuertes del mundo. Este fenómeno se mueve con impulsividad creciente, lo cual incide en todo lo que va a su alrededor. Y, en otro ámbito, la cuestión de las migraciones está notoriamente desbordada en zonas diversas, no sólo por las corrientes de migrantes sino también por los tratamientos erráticos que al respecto se van activando sin mayores análisis concretos.

Las evidencias mencionadas de manera puramente ejemplificadora nos conducen hacia una consideración de fondo, que tampoco tiene fronteras: si no se enderezan los modos de enfocar y de tratar la realidad, desde lo local hasta lo global, iremos desembocando todos en un laberinto sin salidas perceptibles y accesibles, y eso puede ser más grave que cualquier otra cosa.

La globalización es, en sí misma, un reto descomunal, que no se puede tratar como si fuera un mero desenvolvimiento mecánico. Dicho reto implica que todos los actores del momento se desempeñen en función de un mundo abierto, competitivo y funcional, en el que los viejos esquemas de superioridad resultan fórmulas cada vez más caducas. Las exigencias básicas de la época son compartidas sin excepción.

Ojalá que el desconcierto presente no vaya a desembocar en ningún tipo de dinámicas destructivas. Y para consolidar tal objetivo de supervivencia todos tenemos que poner lo que nos toca.

Tags:

  • idoneidad
  • comunicación virtual
  • realidad
  • China
  • globalización

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines