Lo más visto

Más de Opinión

El valor de los pequeños pasos (1)

A inicio de año es tan común que nos propongamos metas por los anhelos que tenemos; pero, ¿seremos capaces de realizar eso que nos hemos planteado o solo quedará como una emoción?
Enlace copiado
Enlace copiado
Ya sea alegría, enojo, miedo o tristeza nos mueve a tomar decisiones para dar paso a un cambio de actitud o un estancamiento, depende en gran manera de nuestro autoconocimiento para aprovechar esas emociones en algo positivo. Sabemos que a la emoción le antecede la acción, si se trata de enojo por un comentario denigrante en el trabajo, nuestra meta puede ser convertirlo en una emoción retante para que ese comentario sea retractado y mostrar la capacidad que tenemos. En otro caso si es alegría por los logros, tener la convicción de continuar trabajando para mejorar o aumentarlos.

En nuestra vida, cualquier momento es ideal para plantearnos metas, siempre que se necesite redireccionar el rumbo de la vida, sin importar la emoción que cause, debemos enfocar esa energía en tomar lo positivo y realizar los cambios para lograr lo que queremos. El valor de los pequeños pasos (por muy pequeños e insignificantes que parezcan) es grande, ya que contribuirán a avanzar en el proceso de alcanzar las metas.

[email protected]

Lee también

Comentarios