Lo más visto

El verdadero significado de la Semana Santa

Hace dos mil años un humilde carpintero de Nazaret llamado Jesús nos mostró el camino del amor, el perdón y la fe; desde entonces su mensaje ha tenido más impacto en todo el mundo que cualquier cosa que haya hecho o dicho cualquier político, rey, conquistador, presidente o dictador de cualquier época o lugar.

Enlace copiado
Alicia Quezada / Licenciada en administración de empresas

Alicia Quezada / Licenciada en administración de empresas

Enlace copiado

La muerte y posterior resurrección de Cristo, conmemorada dentro de la Semana Santa o Semana Mayor, es el acontecimiento más importante dentro de las creencias religiosas de la fe cristiana; más que un hecho al que hacen referencia las Sagradas Escrituras, es la verdadera promesa de Dios que hay vida después de la muerte.

La Semana Santa se conforma por un período de ocho días que comienza con el Domingo de Ramos y culmina con el Domingo de Resurrección, y en ella se conmemoran eventos trascendentales como la última cena con sus discípulos, crucifixión en el Calvario, muerte y resurrección; es la culminación del tiempo en que Jesucristo decide tomar el lugar de ser humano a pesar de que sabe que enfrentará una muerte cruel y humillante.

En la palabra de Dios, Jesús nos dice: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera (Juan 11, 25-26), pero a pesar de que decimos tener fe, desperdiciamos el período litúrgico más importante de todo el año por la distracción y la diversión, olvidándonos de cultivar la riqueza de espíritu con la oración y la reflexión de los misterios de la pasión y muerte de nuestro Salvador.

Lo fundamental de este tiempo es dejar de lado los pensamientos sobre el trabajo, las deudas y los problemas, para reflexionar sobre el verdadero sentido de la existencia, sabiendo que la vida no solo se trata de nacer y crecer para después morir sino que hay vida en Cristo.

La Biblia es precisa al decirnos: Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna (Juan 3, 16), este es el mensaje del cordero de Dios que quita el pecado del mundo. El sacrificio de Jesús en la cruz es el medio que Dios empleó para librar a la humanidad del pecado y la muerte.

Al enviar a Jesús a la tierra, Dios Padre nos demostró que nos ama de verdad, por ello como creyentes es nuestro deber realizar los cambios pertinentes para armonizarnos con nuestro Creador y cumplir con sus mandamientos, porque así como Cristo nos demostró que un ser humano puede permanecer fiel a Dios ante cualquier prueba, así debe ser de auténtico nuestro amor ante el Señor y nuestros prójimos.

Es importante también vivir este tiempo Santo en familia, ya que toda la vida de Jesús desde su encarnación hasta su subida al cielo es importante para los creyentes, por ello debemos enseñar a nuestros hijos qué se conmemora cada día, explicándoles el amor de Cristo en cada una de sus manifestaciones y enseñanzas, para que ellos aprendan que Dios debe ser el centro de sus vidas.

El verdadero significado de la Semana Santa es estar en comunión de espíritu con nuestro Salvador, para que cada uno de nosotros encontremos la humildad para glorificar a Dios, y con fe abundante, nutriente y llena de vida, extasiados encontremos la paz que buscamos anhelantes.

Lee también

Comentarios