Lo más visto

Elecciones de segundo grado. Perfiles

Enlace copiado
Enrique Borgo Bustamante, Exvicepresidente de la República

Enrique Borgo Bustamante, Exvicepresidente de la República

Enlace copiado

La Constitución (art. 131, n.º 17 y 19) confiere a la Asamblea Legislativa ejercer funciones políticas, la recién nombrada debe elegir –en 2019– a los designados a la Presidencia de la República, quienes lógicamente deben llenar los requisitos para desempeñar el cargo de presidente, pero en cuarenta días deben elegir al presidente de la Corte Suprema de Justicia y magistrados de la Sala de lo Constitucional, que usualmente se ha hecho por cuotas partidarias, lo cual no garantiza la independencia que deben tener, ni mucho menos su sometimiento a la Constitución que deben protestar cumplir antes de tomar posesión de sus cargos, ni su competencia notoria (art. 172, 176 y 235 Cn.) por la politización de dicha elección que induce a escoger los que le convienen a cada partido.

El juramento de los funcionarios de someterse a la Constitución constituye la verdadera dependencia que deben tener, más importante que una simple filiación partidaria, debe calificarse el conocimiento del sistema constitucional orgánico, republicano, democrático y representativo, así como los principios que rigen al gobierno, como su limitación de actuar conforme sus facultades y la imposibilidad de excederse, la imposibilidad de delegar sus funciones, particularmente las legislativas para prevenir la dictadura, principal enemiga del sistema democrático; y todas las garantías del ciudadano frente al gobierno.

Otro grave problema en el caso de la Sala Constitucional es elegir a abogados que gozan de competencia notoria, ya que la labor a desempeñar no se ejercita en las cámaras de segunda instancia, ni mucho menos en los tribunales inferiores, lo demuestra la jurisprudencia, pues en la práctica la facultad de declarar inaplicables las leyes o disposiciones por inconstitucionales excepcionalmente se limita a las primeras y a disposiciones pero de los otros órganos del gobierno, excluyendo así las disposiciones tomadas por los propios tribunales del Órgano Judicial (art. 185 Cn.), de manera que fuera de dicha Sala no existe tribunal alguno que solo analice la constitucionalidad de leyes y disposiciones aplicables a los casos civiles, mercantiles, penales, laborales o administrativos y los abogados en su ejercicio profesional igual que los jueces, prácticamente solo aplican las leyes, de manera que el perfil constitucional señalado solo puede cumplirse por los que han prestado servicios como resolutores de la Sala y los litigantes en casos de inconstitucionalidad, amparos y talvez un poco en asuntos administrativos.

Dicho problema electoral se repite, en menor medida, en relación con los magistrados de la Sala de lo Contencioso Administrativo pues si bien dichos funcionarios no vienen de tribunales administrativos sí enfrentan al igual que los abogados litigantes la legalidad de las disposiciones que han servido de base a la Administración para resolver sobre actos administrativos realizados por cualquier funcionario.

Dicho problema se agudiza en el tribunal Contencioso, pues ya no depende de un elector, sino de una disposición administrativa de la Corte Suprema, que es la de asignar a los magistrados que integran dicha Sala, así como las de lo Civil y Penal, por lo que debe legislarse para que penalistas no estén en lo Civil, civilistas en lo Administrativo, laboralistas en lo Penal, etcétera, ya que la experiencia profesional es normalmente especializada a áreas jurídicas.

La responsabilidad electoral del Órgano Legislativo es compartida por el Consejo Nacional de la Judicatura, con el gremio de abogados, de proponer treinta candidatos para las magistraturas de la Corte y parece que el sistema que funcionó desde 1984 ha perdido credibilidad y los abogados no desean entrar en esa competencia política, no justa y transparente. Ello incita a pensar en un cambio del sistema constitucional para que los juristas especializados sean los candidatos.

Lee también

Comentarios