Elegir el amor o la crueldad

Hoy celebramos el valor del amor en dos de sus manifestaciones más importantes: el amor de pareja y amor de amistad.
Enlace copiado
Elegir el amor o la crueldad

Elegir el amor o la crueldad

Elegir el amor o la crueldad

Elegir el amor o la crueldad

Enlace copiado
Quisiera tomar esta última aspiración universal que tiene toda persona de contar con el tesoro de tener amigos verdaderos y aplicarlo a la comunidad, es decir, a la existencia de la amistad en sociedad. Efectivamente, lo que construye hogares, familias, comunidades, ciudades y países fuertes y sanos que progresan juntos son los actos y palabras amables que se brindan unos a otros las personas que conviven.

De acuerdo con el escritor Lawrenze Lovasik, “aprender a ser amable no esconde secretos mágicos ni complicados. Solo exige prestar una mayor atención a las cosas que se hacen y a cómo se hacen. Hay que detectar los malos hábitos en el trato con los demás, a vencer la avaricia, la ira, el juicio negativo o la impaciencia. Todo ello exige un mínimo esfuerzo diario, practicando la caridad cristiana mediante pequeños detalles: aprender a hablar y a corregir con amabilidad, dar buen ejemplo, fomentar el buen humor, puntualidad, acordarse de fechas importantes, etcétera”. Hay que tener en cuenta que ¡jamás se ha erigido una ciudad sobre la base de actos y palabras crueles!

Tenemos motivos para sentirnos desmotivados y pesimistas según las últimas noticias en las que ciudadanos y hermanos de El Salvador se lanzan acusaciones y ofrecen venganzas, a lo que se suman las evidencias que nuestra economía no va a prosperar en el corto plazo. El escenario actual, aun con todos sus bemoles, lejos de generar ansiedad, debe convencernos de que la jugada final pasa con mayor urgencia a la cancha de la participación ciudadana.

Estoy convencida de que ya es un fenómeno imparable nacional el resurgimiento de la persona como sujeto activo, protagonista y constructor de un mejor país, que se siente sensibilizado por los problemas que le conciernen y que no quiere seguir permaneciendo pasivo haciendo dejación de su responsabilidad. Me parece que ya existe una masa grande de gente con una nueva madurez personal y colectiva frente al comportamiento irresponsable del gobierno. Esto es muy importante en la medida en que implica asumir libremente compromisos para, libre y solidariamente, hacer frente a quienes quieren sembrar odio y venganza, como expresión real del deseo de reconstruir el tejido social destruido por 12 años de guerra y que tuvo fin con los benditos Acuerdos de Paz y las leyes de amnistía y reconciliación.

El Salvador es admirado porque los líderes del año 1992 dieron fin a la guerra fratricida, creando para nosotros nuevos espacios de participación y actuación ciudadana. Valoremos y cuidemos nuestros Acuerdos de Paz.

Dios es el Dueño de la Historia. Nada se puede afirmar con certeza ni nadie tiene una bola de cristal para saber qué pasará adelante. El destino está en manos de cada persona, y cada nación tiene los políticos y funcionarios que se merece, ya que estos son el espejo de su gente. Consecuentemente, nunca como antes en el pasado, el futuro ahora está en manos de la sociedad civil, que a estas alturas del partido ya debería reconocer cuáles son los políticos que quieren hacer una diferencia y han convencido a otros a hacer política con transparencia, tal como la gente espera.

Tags:

  • amor
  • amistad
  • amabilidad
  • paz

Lee también

Comentarios

Newsletter