Lo más visto

Más de Opinión

Empresa visionaria: una propuesta

Los tiempos en los que la toma de decisiones dentro de las grandes empresas privadas se basa únicamente en aumentar las utilidades deben terminar. El mundo en el que actualmente vivimos demanda mucho más que eso.
Enlace copiado
Empresa visionaria: una propuesta

Empresa visionaria: una propuesta

Empresa visionaria: una propuesta

Empresa visionaria: una propuesta

Enlace copiado
El concepto de la empresa privada y el libre mercado ha sido relacionado por años con la naturaleza del ser humano de transar bienes y servicios con tal de satisfacer sus necesidades e incrementar su calidad de vida; sin embargo, pareciera que este concepto se olvidó en la práctica y solamente sale a relucir en las discusiones teórico-políticas acerca de la libertad de empresa.

La dinámica de la gran empresa actual responde a un concepto monolítico del ser humano interesado exclusivamente en enriquecerse; no obstante, la plenitud y realización del hombre y la mujer implican muchos más factores, como pertenecer activamente a una familia y a una sociedad, contar con un medio ambiente adecuado para vivir saludable y por supuesto tener tiempo para descansar y recrearse. Por lo tanto, es de carácter urgente una transformación de la empresa que acoja en la práctica este concepto mucho más amplio y más apegado a la realidad del ser humano, de lo contrario las tragedias sociales y ambientales seguirán profundizándose aún más.

Para ejemplificar, en los cinco años anteriores, en Estados Unidos petroleras como Shell, Chevron, y la multinacional Monsanto decidieron pagar multas millonarias en vez de evitar impactos nocivos al medio ambiente. La razón: el análisis abstracto e incoherente del costo-beneficio. Era más barato pagar la multa que hacerse cargo de tratar los desechos tóxicos. Un ejemplo aún más cercano, el caso de baterías Récord y la comunidad Sitio del Niño, en Opico. Instituciones gubernamentales junto con el apoyo del Gobierno de EUA identificaron altos niveles de plomo en las personas, lo cual implica que el desarrollo del niño en lo intelectual y físico será limitado, además produce enfermedades del cerebro y anemia, y a veces hasta la muerte (1).

Podría parecer este un caso aislado, pero la incoherencia del actuar de las empresas con el desarrollo pleno del ser humano también se visualiza en la típica práctica de hacer trabajar involuntariamente al empleado horas extras sin remuneración, o en las deshumanizantes condiciones laborales que ofrecen algunas maquilas, o la reducción de puestos de trabajo no porque no sean útiles para la sociedad, sino porque no producen tanta utilidad como la que se desea. Por lo tanto, vale la pena preguntarse ¿quién es capaz de amenazar el desarrollo pleno de un ser humano?

Ni siquiera los altos directivos de estas grandes empresas –quienes toman este tipo de decisiones– son capaces de cometer tales atrocidades en contra de sus familias, seguramente muchos de ellos son padres ejemplares, y sería una locura pensar que ellos serían capaces de contaminar el agua potable de su casa. Esa misma humanidad y solidaridad que tienen los empresarios y miembros de las juntas directivas para con sus familias es la que se requiere en la toma de decisiones dentro de las grandes empresas. Las empresas son tan influyentes en nuestras vidas como la misma política, por lo tanto es clave exigir ética y conciencia en el proceso de toma de decisiones en ambos rubros.

(1) LA PRENSA GRÁFICA, 27 de agosto de 2010. Sitio del Niño en estado de emergencia por plomo.

Tags:

  • empresa privada
  • contaminacion por plomo
  • responsabilidad empresarial

Lee también

Comentarios