Empresas offshore y democracia

Para entender la naturaleza de las empresas offshore, hay que remontarse a épocas coloniales, cuando piratas y contrabandistas asolaban los mares asaltando naves mercantes, particularmente, en el siglo XVI; en algunas islas del Mediterráneo se ofrecía, entonces, protección a las tripulaciones piratas a cambio de beneficios económicos.
Enlace copiado
Empresas offshore y democracia

Empresas offshore y democracia

Empresas offshore y democracia

Empresas offshore y democracia

Enlace copiado
Posteriormente y con el ánimo de beneficiarse del dinero relacionado con esas actividades, el imperio británico –que controlaba gran parte del mundo–, en las Islas Vírgenes Británicas comenzó a ofrecer una protección similar a los saqueadores de los galeones españoles que surcaban el Caribe, legitimándose así estos refugios.

Dichos santuarios dieron paso, gradualmente, a diversas actividades financieras y, con el advenimiento de los Estados modernos, nacieron nuevas prácticas, ya que los Gobiernos para desarrollar proyectos de inversión pública necesitaban gravar las actividades económicas ejercidas en los territorios bajo su jurisdicción.

En Inglaterra, Francia y Alemania se impusieron, entonces, tributos al comercio y posteriormente, a la riqueza; eso provocó que los contribuyentes más adinerados buscaran cómo evadir pagarlos; para ello localizaron empresas filiales o casas matrices –dependiendo del tipo de política tributaria que se deseara soslayar– en territorios de baja tributación, obteniendo con ello importantes ahorros fiscales, gracias a operaciones contables entre firmas relacionadas y al manejo de precios de transferencia intracorporativas.

Fue así que las empresas matrices emigraron fuera de sus países de origen para concentrar las ganancias de sus conglomerados en “paraísos fiscales”, drenando las utilidades de las filiales donde operaban realmente –onshore–, mediante la figura de pago de intereses para reportar utilidades modestas o nulas en los países onshore.

Así pueden identificarse grandes emporios que no pagan impuestos a nivel mundial en detrimento de la capacidad tributaria de los países donde operan.

Esta práctica de ocultamiento de capitales por motivaciones tributarias se complementa con el secreto bancario que protege la “privacidad” de los titulares de empresas offshore y sus cuentas bancarias.

Claro está que la creación de estas empresas se hace conforme a la legislación vigente en países como Panamá, las Islas Caimán, Belice, Bahamas, Suiza o Liechtenstein, por ejemplo.

Gracias a esta práctica, las ventanas que se abrieron para la evasión fiscal también abrieron las puertas para el blanqueo de activos; denominándose así porque mediante diversos esquemas se busca darle origen legal a corrientes de dinero provenientes de actividades ilícitas.

El saqueo del patrimonio de familias judías y la propiedad de los países derrotados en la segunda guerra mundial por la Alemania Nazi y sus aliados –de aquel entonces– también se ocultó en el sistema financiero internacional, al amparo del secreto bancario, impidiéndose con ello la recuperación de esos haberes por parte de sus verdaderos dueños.

A nivel mundial se ha tratado de combatir estas prácticas mediante diversas iniciativas, unas más pragmáticas que otras, aunque la soberanía de los países que albergan paraísos fiscales hace difícil que estas prosperen.

En relación con esto, cabe señalar que algunas personas sostienen que las empresas offshore no son ilegales, pero comparten el interés por investigar el origen de los fondos invertidos en ellas; aunque olvidan mencionar que a través de esas sociedades ficticias se evade el pago de impuestos, en perjuicio de las arcas de los Estados.

Son tan ficticias tales sociedades, que algunas no realizan actividades económicas reales y solo sirven para registrar, contablemente, transacciones financieras entre firmas relacionadas para no pagar impuestos.

En todo caso y como se deduce del libro de Pierre Lasacoumes –El Capitalismo Clandestino–, la permisividad de este tipo de prácticas, bajo el argumento que son fruto de la Globalización, está comprometiendo la viabilidad democrática en varios países, incluyendo el nuestro.

Tags:

  • panama
  • offshore
  • paraiso fiscal
  • impuestos
  • evasion

Lee también

Comentarios

Newsletter