Empujemos a El Salvador

Para los columnistas es recomendable no escribir sobre sí mismos y sobre experiencias que no son parte del debate público o los intereses del país.
Enlace copiado
Empujemos a El Salvador

Empujemos a El Salvador

Empujemos a El Salvador

Empujemos a El Salvador

Enlace copiado
En esta palestra solicito indulgencia al periódico que me acoge en sus páginas y a los queridos lectores, para compartir una experiencia personal que vivo intensamente, pero que tiene mucho que ver con el país, con una forma de enfrentar los tiempos difíciles, de contribuir a resolver los problemas de violencia y la economía, e inyectar ánimos al espíritu nacional que en coyunturas difíciles como las que vivimos actualmente, puede estar bajo, ansioso o con pocas esperanzas para los hijos y el futuro.

Hoy les cuento sobre la determinación y coraje de un grupo de inversionistas que le hemos puesto empeño a desarrollar un proyecto difícil y multimillonario, que de tener éxito impactará favorablemente a la economía, cambiará las condiciones de vida de los municipios aledaños y contribuirá a atraer turismo de alta calidad al país: el desarrollo inmobiliario turístico denominado El Encanto, del cual hoy inauguramos una importante fase, la Country Club House, que como el resto del proyecto está construida con los mejores estándares internacionales, como se lo merece El Salvador.

Desde su concepción, el proyecto se planteó con una visión ambiciosa en cuanto a la magnitud, a los estándares de calidad y al contenido que lo distinguiera de otros desarrollos. El diferenciador de construir un campo de golf de 18 hoyos, diseñado por uno de los 5 arquitectos de golf más importante del mundo, Dye Designs, la inversión es mucho más alta que con un campo normal, pero por el prestigio mundial de los diseñadores pone a El Salvador en el mapa turístico de gente que juega golf, un turista que gasta mucho, así como los llamados “snowbirds”, gente que viven en lugares muy fríos en Estados Unidos y Canadá, y compran villas o apartamentos en lugares cálidos para pasar sus inviernos, y muchos compran en donde hay campos de golf. En Centroamérica lo vemos en Panamá, Costa Rica, Nicaragua y Roatán. La decisión comenzó a tener réditos, el campo de golf y el paisaje del desarrollo es apreciado por golfistas y no golfistas, la belleza física de esas 100 manzanas de área verde en conjunción con las montañas circundantes es muy apreciada. Quien visita El Encanto se impresiona sin excepciones.

Este día inauguramos la Casa del Country Club, con una inversión de más de $8 millones, una fase clave en la consolidación del proyecto. Es similar a conquistar una meta estratégica.

La coyuntura actual es difícil: hay violencia e incertidumbre y el partido en el Gobierno a veces da señales que detienen a compradores e inversionistas. Pero nuestra filosofía, al igual que la de muchos clientes que nos acompañan comprando, es que este es nuestro país y en él vamos a vivir. Hay que hacerle frente a la situación con valentía, así que echemos para adelante, nosotros desarrollando el proyecto y los compradores adquiriendo lotes, construyendo sus viviendas y adquiriendo membresías del Country Club. Pronto se construirá un hotel de 5 estrellas y estamos en el desarrollo de una calle de acceso directa desde la CA-4. Apostamos por el país.

Hemos enfrentado innumerables dificultades como cualquier inversión, pero con tenacidad, paciencia y siguiendo disciplinadamente los pasos necesarios para obtener los permisos necesarios en todas las instituciones involucradas, vamos saliendo adelante y por nuestra experiencia les digo, creamos en el país, no nos quedemos de brazos cruzados, invirtamos, trabajemos y ayudemos a forjar un mejor futuro para nuestros hijos, nietos y para las clases más desfavorecidas que necesitan de este tipo de inversión y actitud.

Gracias a los clientes que han creído en el proyecto y a los bancos que con su financiamiento lo hacen posible.

Dios es nuestro guía, empujemos a El Salvador.

Lee también

Comentarios

Newsletter