Empujemos todos al unísono a El Salvador

Los seres humanos tenemos tantas diferencias; sin embargo, esas diferencias, cuando se desea sacar adelante a un país, se hacen a un lado.
Enlace copiado
Empujemos todos al unísono a El Salvador

Empujemos todos al unísono a El Salvador

Empujemos todos al unísono a El Salvador

Empujemos todos al unísono a El Salvador

Enlace copiado
El Salvador, pequeño territorialmente, pero con tantas diferencias, deberíamos superarlas y unirnos para que todos vivamos en armonía, progreso y superación.

Trabajar al unísono es tomar el ejemplo de habitantes de una colonia o un barrio que se unen para resolver un problema. No preguntan color político, estatus social, si es rico o pobre. Simplemente, dejan a un lado las rivalidades o las diferencias y colaboran.

Qué mejor ejemplo con respecto al incendio que acaeció en un centro comercial, todos se unieron para apagar el fuego.

Al sector educativo, debe mejorársele para que la educación contribuya más al desarrollo del país. La educación es el primer barco al que debemos de empujar, se debe impulsar más presupuesto para que más de un millón de niños y jóvenes continúen estudiando con mejores maestros y equipo idóneo.

El Gobierno debe luchar por el país sin importar el color político. Tiene la obligación de desarrollar un verdadero “Plan de Nación” y sumar todas las fuerzas productivas para empujar el barco. Queremos mejores hospitales con suficiente y más personal, dotados de equipo avanzado.

La empresa privada, fuente indiscutible para el desarrollo, debe unirse para empujar el barco, con más ahínco. Se debe crear más fuentes de trabajo e invertir más en el país.

Al emprendedor, al soñador, que desea subirse al podio de los ganadores iniciando una pequeña empresa, la cual irá creciendo dependiendo del ímpetu que le inyecte. Esa pequeña empresa será un motor que se sumará para el progreso del país.

Mientras continuemos viendo el pasado, los exabruptos y errores que se cometieron, continuaremos con un país subdesarrollado. Hasta en el mismo congreso, los diputados deben trabajar unidos para tener leyes de prosperidad. Mientas acá, hay manoseos e impunidad.

Al empujar al unísono el barco, las oportunidades se abren para todos. Eso sí, debemos ser vigilantes de las corruptelas, necesitamos un sistema judicial que acabe con la corrupción; no deseamos políticos y funcionarios que llegan pobres a su silla de trabajo y terminan con mucho dinero. Así no lograremos superar. Además se debe practicar la austeridad.

En ocasiones refiero a mis alumnos aspectos sobre las remesas que entran anualmente al país. Con ese capital se construirían muchas escuelas, se mejorarían las universidades; sin embargo, ese dinero se gasta en gran parte en necesidades no básicas y en vanidades.

Cuatro mil millones de dólares anuales que inteligentemente utilizados servirían para hacer un mejor país.

Todos somos un solo país, todos los sectores: agropecuario, industrial, empresarial, los órganos del Estado y sus dependencias, el sector informal y los medios de comunicación. Todos.

Apartemos las emociones, las envidias, las diferencias, rencores y unámonos. No debemos estar escuchando el mismo disco de la guerra, de las rivalidades entre ARENA y el FMLN.

Ambos partidos han gobernado en la nueva democracia desde 1992. Hay que despolarizar al país para unirnos.

Hay delincuencia, asesinatos y tantos problemas, pero si solo seguimos criticando y no actuamos, continuaremos lo mismo. No queremos que las fuentes productivas emigren, en especial los jóvenes.

Sabemos las necesidades, por lo tanto, hay que ayudar a los desposeídos, hay que apoyarse entre sí. Para ello necesitamos de un capitán que dirija bien el barco y que suban a él todos los que desean cambiar al país.

Tags:

  • polarizacion
  • democracia
  • arena
  • fmln
  • delincuencia

Lee también

Comentarios

Newsletter