Lo más visto

En deuda...

El Gobierno pretende acumular, gradualmente, los fondos de contribuyentes voluntarios u obligados por leyes tributarias para combatir el flagelo de la delincuencia; algunos impuestos criticados por analistas económicos y políticos, quienes los consideran no apegados a la Constitución.
Enlace copiado
En deuda...

En deuda...

En deuda...

En deuda...

Enlace copiado
Esgrimen la existencia de otras opciones con menos consecuencias financieras para el país. Cuánto dinero y tiempo serán realmente suficientes para satisfacer sus metas y las necesidades de corto, mediano y largo plazo, considerando las variantes en el camino. Recordemos que hacen fila innumerables problemas en espera de solución. Quienes manejen esos fondos deben hacer una cuidadosa inversión, para que cada centavo tenga la justificación y el destino programado. Lo exige la población y el empresariado, quien es, sin duda, el mayor generador de las tributaciones. A la larga, prácticas erradas en materia fiscal, con una crisis ascendente, golpearían a las clases más necesitadas.

En la situación expuesta, no es tan visible el aporte patriótico de los funcionarios, al menos sujetándose a una efectiva austeridad. Se critica que no pongan restricciones a una publicidad exagerada y sin convencimiento, asimismo, la creación de oficinas onerosas para la actividad estatal, especialmente la propagandística, la que puede ser utilizada en el futuro con miras a poner trabas a la prensa; indicios sobran. Otro detalle: los diputados en sus reuniones se extienden en peroratas con escasos frutos. Ponencias mal fundamentadas no prosperan y son, como dicen las abuelas, “llamarada de tusa”. El presupuesto es, por falta de razón y la aritmética partidista, un instrumento de bases casquivanas.

Con el tiempo el Gobierno se desligó de responsabilidades de su competencia: la formación de los maestros a través de las Escuelas Normales, sustituida por capacitaciones “exprés”; malos resultados en la PAES y descuido en la infraestructura territorial se suman al problema. De una vez tracen un plan magistral. La Escuela de Enfermería ya no fue obligación estatal y los hospitales siempre adolecen de escasez de medicinas, personal y calidad humana. Las nuevas pensiones pasaron a manos privadas y los ya favorecidos del INPEP y el ISSS no tienen evaluación por ley, según el costo de la vida.

En agricultura, sugerimos un mapeo territorial, actualizado en la materia, aprovechando experiencias y asesoría; estudiar la conducta laboral, su migración a las grandes ciudades, el abandono de siembras tradicionales y necesaria diversificación. También urgen de atención los residentes-comerciantes de las orillas del mar y una permanente protección a los manglares.

En resumen, el Gobierno está en deuda, pues, los prometidos cambios posareneros tienen credibilidad a la baja. Las remesas constituyen un enorme impulso a la economía, pero, colateralmente causan desintegración familiar, ocio y delincuencia. Una buena orientación de ellas arrojaría inversiones productivas.

Un poco fuera de tema, felicitamos a la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador por sus 100 años de contribuir al desarrollo del país y su papel reformador en dicho sector. Debe valorarse más su esfuerzo.

Lamentamos la interminable confrontación entre las dos fuerzas políticas más importantes de El Salvador, ARENA y FMLN. Cada quien esgrime sus razones, pero deberían aminorar susceptibilidades e intolerancia. Frases pronunciadas por elementos radicales del partido oficial, al calor de la euforia de tribuna, en su Convención Nacional, fueron consideradas perturbadoras para el tricolor. Mencionar reformas y proyectos revolucionarios lo incomodaron.

La reflexión debe ceder espacio a actitudes positivas. Si bien es cierto que el partido opositor no desea tener como acompañantes de viajes azarosos, en el quehacer político, a personas no deseadas, hay que recordar que todos convivimos en un territorio muy reducido, pero digno de los mayores sacrificios e igualitario.

Tags:

  • impuesto
  • seguridad
  • confrontacion
  • paes

Lee también

Comentarios