En emergencia nacional

¿Emergencia nacional? Hace mucho que estamos en emergencia nacional y todos, menos los funcionarios y empleados públicos, se han dado cuenta. No se dieron cuenta porque tienen seguridad. Pero la gente que a lo largo y ancho del país ha sufrido una o más pérdidas familiares sabe que estamos en emergencia.
Enlace copiado
En emergencia nacional

En emergencia nacional

En emergencia nacional

En emergencia nacional

Enlace copiado
¡Estamos en emergencia nacional! Los ciudadanos, todos los que delegamos el poder público en los funcionarios de gobierno, reconocemos la inefectividad de los 13 ministerios del Órgano Ejecutivo con sus 95 o más instituciones autónomas y los 170,000 funcionarios y empleados. No han sido capaces de garantizar las obligaciones del Estado planteadas en los artículos n.º 1 y n.º 2 de la Constitución de la República. Igual situación se da con los 1,900 funcionarios, empleados y asesores del Órgano Legislativo. Siguen empeñados en más leyes que de poco sirven. Y ¿en el Órgano Judicial? Cada quien a su paso y con la mora correspondiente. Así las cosas ¿quién se sorprende de la evaluación que la gente hace al gobierno y al Estado en general?

¿Emergencia nacional? Hace mucho que estamos en emergencia nacional y todos, menos los funcionarios y empleados públicos, se han dado cuenta. No se dieron cuenta porque tienen seguridad. Pero la gente que a lo largo y ancho del país ha sufrido una o más pérdidas familiares sabe que estamos en emergencia. La gente que ha tenido que abandonar su residencia por amenazas de las maras sabe que estamos en emergencia. La gente que ha tenido que sacar del país a su o sus hijos para salvarle/s la vida sabe que estamos en emergencia. Y ahora, con los centenares de críticas directas y claras de la ciudadanía, el presidente de la República propone “decretar estado de emergencia nacional”; y por primera vez se le ve acompañado de los funcionarios que son corresponsables de la emergencia nacional que estamos viviendo.

Yo estoy dispuesta a ceder mis derechos constitucionales. Seguramente muchos están dispuestos a ceder derechos constitucionales. Cualquier ciudadano está dispuesto a ceder sus derechos constitucionales en un régimen de excepción si y solo si dejan de hacer más de lo mismo; si y solo si se comprometen a recuperar el control territorial en los 262 municipios del país; si y solo si no se limitan a allanamientos nocturnos para llevarse a jóvenes y adultos en calzoncillos para hacer juicios mediáticos que violan la presunción de inocencia, atentan a los Derechos Humanos fundamentales, irrespetan el debido proceso para dejarlos en libertad a las 72 horas.

Yo estoy dispuesta a cederles mis derechos constitucionales porque estamos en emergencia nacional. El Régimen de Excepción es justificado “por las graves perturbaciones del orden público” generadas por la incapacidad y la ineficacia del Estado, incapacidad e ineficacia que se demuestra por la pérdida total del control del territorio. ¿A cambio de qué cedo mis derechos constitucionales?

Pierdo mi libertad de entrar, de permanecer y de salir del territorio; pierdo mi libertad de circulación. Pero... ¿En 30 días se comprometen a que nadie estará obligado a cambiar de domicilio por extorsión y amenazas de las maras? ¿En 30 días podremos derribar los portones que hay en todas las colonias? Pierdo mi libertad de expresar y difundir libremente mis pensamientos. Pero... ¿En 30 días los principales actores de la vida nacional demostrarán que son capaces de expresar sus ideas respetando diferencias para fortalecer el pluralismo y la democracia? ¿En 30 días los liderazgos partidarios demostrarán respeto a la institucionalidad y de manera especial, a la Constitución de la República? Pierdo mi derecho de asociarme y reunirme libre y pacíficamente. Pero... ¿En 30 días recuperarán el control del territorio en los 262 municipios del país? Los grupos y asociaciones ilícitas se reúnen libremente con armas y sustituyen al Estado a lo largo y ancho del país. ¿En 30 días tendremos nuevamente un Estado capaz de garantizar el artículo n.º 1 y n.º 2 de la Constitución de la República?

Estoy dispuesta a que intercepten mi correspondencia, a que intervengan mi teléfono fijo, mi celular, mi correo y mis comunicaciones electrónicas. Pero ¿recuperarán el orden y el control en los centros penitenciarios? ¿Terminará la excusa de “lo mataron porque fue una orden dada desde los centros penales? Y ¿en 30 días tendremos cárceles decentes y seguras?

Estoy dispuesta a ceder mis derechos constitucionales en el marco de un régimen de excepción que justifico por la inoperancia del Estado. Tarde se han dado cuenta de la emergencia en la que vive la gente común y corriente. Pero... si en 30 días no se siente diferencia alguna ¿para qué los voy a ceder?

Tags:

  • emergencia nacional
  • derechos humanos
  • seguridad
  • regimen
  • excepcion

Lee también

Comentarios

Newsletter