Lo más visto

En este año que está empezando es imperativo emprender mejorías reales en todo

Es indispensable, de entrada, preparar diagnósticos completos sobre todo aquello que está necesitado de tratamientos y de soluciones consistentes, y en esto tendrían que participar proactivamente los llamados tanques de pensamiento, que ya han hecho esa labor en otras circunstancias.
Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

A lo largo de los años anteriores, y muy en especial en el año 2017 que acaba de concluir, se han venido acumulando en el país muchos problemas no resueltos, con todas las consecuencias erosionantes y opresivas que eso trae consigo. Es comprensible, entonces, que en el ambiente vengan proliferando las presiones para entrar en fase de tratamientos adecuados que conduzcan a soluciones efectivas de esos problemas no resueltos que cada día se vuelven más desgastantes para todos los salvadoreños; y tales presiones se acentúan y se aceleran cuando se avecinan decisiones electorales como las que están a las puertas. Este, pues, es un momento nacional en el que no es posible evadir los reclamos para entrar en una dinámica de mejoramiento generalizado, que implique un cambio positivo de las condiciones de vida.

Como hemos señalado reiteradamente, el tema de la seguridad ciudadana ya no admite más dilaciones en lo que se refiere al tratamiento integral del mismo. No sólo es el hecho de que los sucesos criminales llenen a diario los espacios informativos de lo que acontece, sino que hay situaciones alarmantes al máximo que nos ponen de cara a una crisis estructural sin precedentes, como son los asesinatos de agentes policiales, que en 2017 llegaron a 45. A esto se unen situaciones que hubieran sido inconcebibles en cualquier otro momento, como es el abierto control de territorios por parte de las pandillas. Todas las evidencias apuntan a que las medidas puestas en práctica para garantizar el orden son insuficientes, ya que lo que se requiere es un plan que abarque todas las facetas de la problemática y llegue al fondo de la misma.

Pero las complicaciones que derivan del fenómeno nacional presente no se agotan en el tema de la inseguridad ciudadana, ya que hay otras cuestiones que son de naturaleza estructural y que están incidiendo negativamente desde hace ya bastante tiempo, como es el tema del insuficiente crecimiento económico, que se halla en el trasfondo de todos los otros problemas pendientes. El mejoramiento en este campo urge cada día más, y continuar dilatando el entrar en una fase de auténtico despegue lo que hace es mantener al país en estado crítico, con consecuencias que podrían llegar a ser catastróficas.

Ya que estamos en coyuntura de definiciones electorales tan importantes como las que se avecinan, es más que oportuno plantearse muy en serio el desafío inaplazable de revitalizar todo el quehacer nacional, en función de hacer factible ese progreso efectivo que nos pondría como país en el rumbo correcto, que es lo que con tanta insistencia se está demandando desde los distintos ámbitos ciudadanos.

Es indispensable, de entrada, preparar diagnósticos completos sobre todo aquello que está necesitado de tratamientos y de soluciones consistentes, y en esto tendrían que participar proactivamente los llamados tanques de pensamiento, que ya han hecho esa labor en otras circunstancias. Y es que, como está comprobado, no basta que la política haga lo suyo: la sociedad, con sus diversos motores, debe poner su parte.

Hay que aprovechar el año que comienza con todas las posibilidades que trae consigo, reconociendo que las tareas son múltiples y complejas, y que asumirlas a partir de los debidos compromisos es responsabilidad generalizada.

Lee también

Comentarios