En favor de la salud pública

<p>Basta ya de tanto humo... la situación ambiental ha rebasado los límites permitidos en cualquier país civilizado y me refiero al excesivo humo generado por los automotores que circulan por el territorio nacional.</p>
Enlace copiado
En favor de la salud pública

En favor de la salud pública

Enlace copiado
<p>Es notorio señalar que este problema no es nada nuevo, pues ya tenemos más de 20 años de estar conviviendo con esta situación que ha venido generando más muertes que la propia ola de violencia que azota a nuestro país, y no es por falta de leyes, ni reglamentos, ni porque no exista ninguna institución encargada del medio ambiente.</p><p>Ya se han realizado muchísimos estudios sobre los niveles de contaminación generada por el escape de humo negro. Varios medios de comunicación, entre ellos LA PRENSA GRÁFICA, han ilustrado esta situación, así como muchas personas que escribimos hemos señalado en muchas ocasiones esta problemática, pero la verdad es que ninguna autoridad gubernamental ha querido ponerle freno a este mal que poco a poco va matando a la población, desde el más humilde ciudadano hasta aquel que se considera muy importante.</p><p>Todos sabemos que los que más contribuyen con el deterioro ambiental son los buses y microbuses del transporte público que circulan en nuestro territorio, y que existen intereses económicos de un pequeño sector por mantener las unidades viejas y en mal estado y que sin embargo son subsidiados por el gobierno a cambio de nada.</p><p>Al final todo ello se convierte en un gran negocio de unos pocos que afectan a la mayoría de la población en su salud y en su economía porque esto implica pago de consultas médicas y compra de medicinas, afectando el presupuesto de los ciudadanos y del Estado.</p><p>Esta situación ambiental debe de pararse. Basta apreciar la estela de humo que dejan los buses y microbuses, y constatar que tan solo uno de ellos es capaz de afectar la visibilidad de dos a cuatro cuadras.</p><p>Y esta situación no es exclusiva de los buses sino también de los vehículos particulares, por lo que es justo que nos preocupemos por vivir en un país limpio de humo y ruido.</p><p>Insistimos: esta situación es fácil de resolver, basta con que el Viceministerio de Transporte comience a multar por medio de la Policía de Tránsito a todos los vehículos que emanan cantidades exorbitantes de humo y que apliquen las respectivas multas y veríamos que la situación comenzaría a mejorar de manera notable.</p><p>Se debería de dar un tiempo prudencial a los dueños de vehículos motorizados para que resuelvan esta falla mecánica y una vez cumplido el tiempo, que podría ser de uno a dos meses, se debería comenzar a aplicar la medida. Pero la sugerencia incluye que las autoridades no traten de complicar esta situación tratando de contratar consultores para que nos expliquen lo que ya conocemos, ni contratando empresas para que certifiquen a los vehículos, porque con ello lo que se estaría haciendo es enriqueciendo a las empresas y agravando la situación económica de los automovilistas, que tienen en perfecto estado sus vehículos, ni tampoco inventar más impuestos de los ya existentes.</p><p>La forma de solución es muy sencilla: cada propietario de vehículo sabe lo que tiene que hacer y no complicar más la situación de lo debido.</p><p>Espero que esta inquietud sea retomada por las autoridades competentes, por el bien de nuestro país.

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter