Lo más visto

En la campaña se está hablando de consenso, pero lo importante es concretarlo

La responsabilidad tiene que ir mucho más allá del momento del voto: habría que demandar que los partidos y los candidatos presenten el esquema de verificación del cumplimiento de lo que ofrecen, con agenda clara y calendario preciso.
Enlace copiado
Enlace copiado

Estamos en plena campaña electoral tanto para renuevo municipal como para conformación de la legislatura siguiente. En momentos como éste, menudean las posiciones partidarias y las ofertas de los candidatos; pero lo que no se ve es el compromiso preciso que haría creíble y confiable el despliegue de ofrecimientos. Sin ninguna duda, el tema palpitante y lacerante de la inseguridad ciudadana que se vive de resultas del auge incontrolado de la criminalidad organizada salta de inmediato al tapete de la discusión electoral, y las posiciones se multiplican, estimuladas por el evidente interés natural de conseguir apoyos que se transformen en votos a la hora de llegar a las urnas.

En el Foro organizado por LA PRENSA GRÁFICA para tratar este tema tan candente con candidatos a diputados de 6 partidos, se abordó dicha temática en forma interactiva; y un punto relevante de los planteamientos respectivos fue la cuestión del consenso político. Los participantes coincidieron en el imperativo de lograr unidad en asuntos como el mencionado, ya que sin que eso se alcance no es factible ir avanzando hacia las soluciones que la complejidad de tal problemática demanda. Hasta la fecha, ha habido muchos esfuerzos para encarar el azote de la criminalidad, que tantos estragos produce en el ambiente, pero ninguno de esos esfuerzos ha cuajado de veras en la dimensión que se requiere, precisamente porque ha faltado la base de un apoyo verdaderamente compartido por todos.

Y si esto se reconoce cuando los aspirantes a llegar a las posiciones de decisión están a la espera de ser elegidos, no es comprensible ni justificable que al asumir dichas posiciones lo expuesto en la campaña se quede en humo de pajas. La responsabilidad tiene que ir mucho más allá del momento del voto: habría que demandar que los partidos y los candidatos presenten el esquema de verificación del cumplimiento de lo que ofrecen, con agenda clara y calendario preciso. En este punto, por ejemplo, deberían señalar al detalle lo que harán al asumir los cargos, y cuándo precisamente comenzarán a concretarlo.

Es claro que las diferencias políticas y la competencia constante, que son propias del pluralismo y de la democracia en acción, constituyen factores legítimos dentro del accionar nacional; pero dicha legitimidad tiene que sustentarse en los hechos en un manejo razonable y responsable de tales factores. Y lo primero tendría que ser el reconocimiento expreso y generalizado de que hay temas y puntos en los que el abordaje debe hacerse por la vía del consenso. Si no es así, seguiremos irresponsablemente en las mismas.

La densa y compleja problemática de la inseguridad en todas sus expresiones tiene que estar en la primera línea de las agendas tanto legislativas como municipales, para acompañar con eficiencia lo que debe hacerse desde las áreas ejecutivas y judiciales. La cuestión es crucial desde cualquier ángulo de enfoque, y por eso mismo requiere una planificación y una estrategia de carácter inequívocamente integral. Recojamos lo que se dice al respecto en la campaña, para reclamar los debidos cumplimientos a la hora de actuar.

Lee también

Comentarios