En los inicios de 2015

El año 2015 ¿qué nos deparará cuando aún estamos los salvadoreños sufriendo una violencia cruel en la que no se vislumbra encontrar los senderos por los cuales se pueda reconquistar la paz tan anhelada y deseada por el pueblo salvadoreño?
Enlace copiado
Enlace copiado
La ocasión es propicia para apelar a la conciencia de los hermanos salvadoreños, para que unidos elevemos nuestras oraciones a nuestro patrón celestial con mucha fe, pidiéndole la paz y el cese de la violencia nacional y que pronto florezca la esencia de la fraternidad, la unidad familiar y la luz de las esperanzas plenas que es el sueño del pueblo salvadoreño.

Clamemos en una sola voz: Dios te salve, patria sagrada, de la paz en la dicha suprema, que llevemos en nuestros corazones los más nobles mensajes de hermandad que nos hagan meditar serenamente y así conquistar el verdadero encuentro hacia una paz verdadera.

Que sea el año nuevo que hemos comenzado de grandes esperanzas, que logremos en su transcurso una unidad fraterna, y que Dios mediante se logren los caminos que nos lleven a unificar la armonía, la tranquilidad y sobre todo una verdadera paz para todos.

Evoquemos y hagamos que se concreten en realidad las palabras de nuestro Señor: ¡Amaos los unos a los otros!

En el advenimiento de la llegada del Centenario de LA PRENSA GRÁFICA deseo a su personal y a sus amables lectores un feliz Año Nuevo.

[email protected]

Tags:

  • paz
  • fraternidad
  • dios
  • 2015

Lee también

Comentarios

Newsletter