Lo más visto

Más de Opinión

En rechazo al “phubbing”

Es común ver grupos de tres a cuatro personas que no están conversando como antaño: están cada uno con su celular realizando actividades propias de la comunicación digital.
Enlace copiado
En rechazo al “phubbing”

En rechazo al “phubbing”

En rechazo al “phubbing”

En rechazo al “phubbing”

Enlace copiado
En los conciertos podemos ver claramente que muchos asistentes no están viendo al cantante o al grupo musical apreciando su arte, sino grabando sus canciones. Nos pasa que en alguna ocasión hablamos con una persona que tiene su celular en la mano y de repente lo usa y pierde por completo la conexión con nosotros.

Son tantas las situaciones que se dan en la escuela, en el trabajo, en el aula, en las conversaciones familiares, en donde nuestra identidad está cada vez más ligada al celular, que existe una palabra para describir cuando alguien nos ignora por atender el celular: “phubbing”. Dicha palabra fue el resultado de la reunión de especialistas de la Universidad de Sídney, Australia, que desarrollaron la palabra. Este término está formado a partir de las palabras “phone” y “snubbing (teléfono y desairando), que como ya dije, consiste en el acto de menospreciar a quien nos acompaña, al prestar más atención al móvil u otros aparatos electrónicos.

Se trata de una falta de cortesía absoluta, por lo cual existen fuertes campañas para dar a entender que ignorar a quien está cerca de uno, por mantener la concentración en el teléfono es incorrecto e inaceptable desde el punto de vista social, incluso, se considera que la conducta de “phubbing” termina haciendo a la persona antisocial. A quien realiza esta conducta se le conoce como “phubber”. En cierta ocasión, Joan Manuel Serrat al cantar en un concierto en Sur América, notó que un señor estaba grabando el concierto en un celular. Detuvo el evento y le preguntó al señor: “¿Cómo va la grabación? “¿No le gustaría ver el concierto en directo?

Con este término nació también un movimiento de nombre “stop phubbing”, con campañas que buscan combatir este fenómeno. El sitio comenta que en un restaurante promedio se observan decenas de casos de “phubbing”, en donde los comensales aparentan estar solos, aunque están visiblemente acompañados. Se cuenta también que en un tren de Nueva York, los pasajeros se dieron cuenta de que había habido un crimen hasta que escucharon los disparos. Hay que comentar también que los teléfonos móviles generan adicción, por lo que nos estamos acostumbrando a comunicarnos por WhatsApp en vez de llamar o ver a una persona.

Veremos grupos de personas que están juntas solo por compartir el espacio, ya que cada uno está pendiente de un mundo virtual de la pantalla de sus móviles. El “phubbing” es una epidemia moderna, que va en contra de todas las reglas de socialización y buena educación, porque se considera más importante lo que ocurre en una máquina que a los humanos que nos rodean.

Los sitios que alientan contra el “phubbing” informan que las consecuencias de esta tendencia es que se están olvidando de los sentimientos y de vivir de las experiencias vitales de la vida misma, y lo peor de vivir sus propias vidas, convirtiendo en hábito tener en las manos un celular que las manos del ser amado. Perciben un miedo profundo si el celular se les olvida o se les acaba la batería, algo que también ha convertido el cargador en un utensilio de primera necesidad.

Tags:

  • celular
  • tecnologia
  • phubbing
  • desairando
  • comunicacion

Lee también

Comentarios