Lo más visto

Más de Opinión

En río revuelto...

Enlace copiado
Sandra de Barraza - Columnista de  LA PRENSA GRÁFICA

Sandra de Barraza - Columnista de  LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Ganancia de pescadores, dice el refrán popular. Y esto qué significa. En caos, en crisis, en emergencias y otras situaciones imprevistas, se encuentran oportunidades y excusas para sacar provecho de la situación. La acepción negativa del refrán es la más reconocida. Así, cuando hay crisis y emergencias como las que generaron el covid-19 y los huracanes Eta e Iota, hay justificación y oportunidad para gastarse millones y millones de dólares en lo que al gobierno conviene.

En las emergencias que hemos enfrentado se han comprado alimentos a sobreprecio, se han distribuido bonos a diestra y siniestra sin criterios ni indicadores confiables y comparables, se han contratado servicios de transporte a sobreprecio, se han comprado servicios de hospedaje y alimentación a lo largo y ancho del país, se han comprado kits de millonarios medicamentos olvidándose de las enfermedades comunes, se han comprado mascarillas con defectos y más, y todo esto, sin competencia alguna. Así de revueltas y oscuras están las compras y adquisiciones en el gobierno central.

La oscuridad en las compras y adquisiciones con fondos del pueblo ha generado justificadas alarmas. La opacidad ha generado también sospecha fundamentadas sobre la corrupción que puede estar detrás de las millonarias adquisiciones. Compras directas, compras a la parentela, compras a empresas en giros alejados de la naturaleza de la adquisición, y para poner la cereza al pastel, ponen reserva de 3 a 7 años a la información sobre las compras y adquisiciones millonarias a bienes y servicios financiados con recursos del Estado.

El Órgano Ejecutivo tuvo autorización de la Asamblea Legislativa para gestionar millonarios préstamos internacionales que tendrán que ser honrados por todos los contribuyentes. Son recursos públicos los que se han gastado y malgastado durante estas emergencias. El MAG con 182 millones y sin rendir cuentas. MOP con 66 millones y sin hospital. MINSAL con 64 millones y con médicos y enfermeras en primera línea muriéndose por falta de protección. MINEC con 46 millones para subsidiar pobreza en lugar de dinamizar la economía. MITUR con 8 millones y sin turistas que dinamicen la economía local. Trescientos catorce millones, dice LPG, se gastaron y no hay forma que se liquiden cumpliendo con la ley. Hemos tenido una danza de millones en río revuelto y los pescadores se han cuidado de no dar información ¿para ocultar el uso inapropiado de recursos?, ¿para ocultar la corrupción?

Dice otro dicho popular que no hay que ser solamente honrado, sino, y más importante, parecerlo. Sentirse persona honrada y esconder información que permita confirmar la honradez es un contrasentido. Sentirse persona honrada y declarar reserva a información pública que debe, por ley, ser accesible a cualquier ciudadano interesado, obliga preguntarse ¿por qué la esconden?, ¿qué hay detrás? Sin respuesta confiable, cualquiera duda de la honradez de la persona y de la probidad en la gestión. Hay que buscar las respuestas y los medios de comunicación son fundamentales para encontrarlas.

Mientras llegan las respuestas, mientras los legisladores tienen la información que justifica la pertinencia y probidad en la ejecución, es de esperar que no se continúe aprobando más financiamiento. Los pescadores creen que el barril no tiene fondo y peor aún, creen que la ley y la justicia nunca les alcanzará. Cuidado. La hacienda pública y la ejecución del presupuesto son fiscalizadas por la Corte de Cuentas de la República y la defensa de los intereses del Estado y la sociedad es tarea de la Fiscalía General de la República.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines