Lo más visto

Más de Opinión

Encuesta CIOPS-UTEC. La guerra político-electoral ha comenzado

Enlace copiado
Alberto Arene / Economista / analista

Alberto Arene / Economista / analista

Enlace copiado

Si las elecciones fueran hoy ganaría Nayib Bukele (NB), si no en primera, en segunda vuelta. Con 63.7 % de imagen favorable y 22.3 % desfavorable con un balance positivo de 41.4 %, con rivales que tienen respectivamente 35, 44.6 y -9.1 % (Calleja), y 21.6, 47.4 y -25.8 % (Martínez). 54.6 % lo consideran el mejor candidato a la presidencia muy por encima de Calleja (19.7 %) y Martínez (8.1 %).

Si las elecciones fueran hoy, 48 % votaría por su bandera de color turquesa que NB posicionó en las alcaldías y eventos desde hace 6 años, con un pajarito/avión subiendo y unas letritas diminutas imperceptibles que dicen "Gran Alianza para la Unidad Nacional", frente al 21 % de la coalición de 4 partidos de derecha con sus respectivos colores y logos, y al 10.5 % de la estrella y letras blancas del FMLN y su bandera roja. Con papeleta de votación, GANA queda en 41.9 %, ARENA-PCN-PDC-DS en 18.3 %, el FMLN en 11.3 % y VAMOS en 1.6 %.

La estrategia comunicacional de NB incluye: 1. una narrativa crítica a los partidos y al gobierno, coincidente con lo que la gente piensa y siente; 2. propuestas populistas "modernas" y ligeras con atractivas fotografías e imágenes; 3. potenciar su clic con los jóvenes, siendo el candidato más joven y representativo del recambio generacional; 4) posicionarse como víctima del "establishment" contribuyendo partidos e instituciones a potenciarlo; 5) 8 años consecutivos en campaña permanente con buena asesoría político-mediática.

El hartazgo de la ciudadanía con los dos principales partidos políticos es enorme. Hace un año la encuesta de la UCA-IUDOP afirmó que un 70 % de la población no quiere que el FMLN siga en el poder ni que ARENA regrese, sin que ninguno capitalice el desgaste del otro, exclusividad de NB en los últimos años. Ante la pregunta si un nuevo gobierno diferente al FMLN y ARENA puede generar las condiciones de desarrollo que necesitamos, 63.60 % dijo que sí y 29.20 % dijo que no, coincidente con el hallazgo del IUDOP-UCA.

Si 73 % de la población está en desacuerdo en la forma de gobernar del presidente Sánchez Cerén, si 56.1 % considera que ninguno de los 2 gobiernos del FMLN ha realizado una gestión mejor para solventar los problemas del país, es natural que el 47.4 % tenga de su candidato una opinión desfavorable, y que solo el 11.3 % votaría por el FMLN si las elecciones fueran este día. Más allá de sus cualidades, su partido y sus gobiernos de los que ha formado parte, lo bajan.

Si el 86.1 % considera que la Fiscalía de la República debe investigar a ARENA por el caso de corrupción del presidente Saca, y que 70 % de la gente no quiere que ARENA regrese, es natural que su coalición solo obtenga el 21.5 % de las preferencias, y que solo el 18.3 % votaría por ella. Más allá de las cualidades del candidato y de su capacidad de movilizar recursos para financiar su campaña, la corrupción de Saca vinculado hace 9 años a GANA no a ARENA bajan a su candidato.

Calleja necesita crecer, potenciándose muy por encima del voto duro de ARENA y de los partidos de su coalición, bajando a Bukele simultáneamente. Martínez está en mejor posición de hacerlo en la disputa del voto de izquierda y de una parte del centro y de la juventud, necesitando crecer muy por encima del voto duro de su partido para eventualmente llegar a disputar con cualquiera de los dos el segundo lugar en la primera vuelta. Si Calleja no gana en primera vuelta la tendrá cuesta arriba en la segunda mientras Bukele o Martínez captarían naturalmente muchos más votantes del otro que Calleja.

Para Calleja el desafío es trasladarle la responsabilidad de la corrupción de Saca a GANA para bajar la intención del voto de NB, sin dejar de responsabilizar a su partido por esta y tantos otros desmanes del pasado. Mientras que Martínez necesita alejarse de algunas de las peores acciones del gobierno, del proyecto histórico marxista-leninista socialista-autoritario de su partido y de la alianza con el desastre de Chávez y Maduro en Venezuela. Una mayor independencia de sus partidos manteniendo su respaldo y la audacia de sus narrativas y propuestas les son a ambos imprescindibles, aunque este "exorcismo" sea muy difícil de impulsar y administrar. NB no se dormirá en sus laureles. Él y su coalición tienen muchos flancos débiles que sus adversarios tratarán –literalmente– de explotar. La guerra político-electoral ha comenzado.

Tags:

  • elecciones
  • encuesta
  • estrategia comunicacional
  • Sánchez Cerén
  • voto duro
  • corrupción

Lee también

Comentarios