Endeudamiento crecerá hasta reventar la pita

Enlace copiado
Luis Membreño - Economía

Luis Membreño - Economía

Enlace copiado

El gobierno del presidente Bukele incrementará el endeudamiento durante 2021 hasta donde pueda, sin ningún límite que le pueda poner la Asamblea Legislativa, ya que tal y como quedó evidenciado en la plenaria de esta semana, serán simples tramitadores de aprobaciones que solicite el ministro de Hacienda.

Lo normal en toda democracia es que el Órgano Ejecutivo a través del ministro de Hacienda solicite la aprobación de préstamos a la Asamblea Legislativa; luego los diputados de la comisión de hacienda y especial del presupuesto analizan las solicitudes, llaman a diferentes entidades y personas para que opinen al respecto; después de las deliberaciones lleva a una conclusión la comisión, con lo que emite un dictamen y eso baja a aprobación del pleno legislativo. Este proceso normalmente lleva varios meses y al final pueda ser que se apruebe o no la solicitud del ministro de Hacienda.

El martes 11 de mayo se decidió durante la plenaria convocar a la comisión de hacienda para discutir una serie de préstamos, al cabo de unas horas se emitió el dictamen y luego fueron aprobadas siete operaciones crediticias con casi la totalidad de los votos. En esa plenaria se aprobaron $780 millones en préstamos, algunos en "primera vuelta" y otros ya obtuvieron la ratificación para poder ser desembolsados de las diferentes fuentes de financiamiento. Quedaron pendientes de aprobación préstamos por $750 millones, los cuales muy probablemente van a ser aprobados en la próxima sesión plenaria.

A pesar de que todas las solicitudes de préstamos que se presentan a la Asamblea siempre tienen una justificación válida porque servirán para cubrir una necesidad social o económica urgente, hay que poder evaluar si el gobierno tiene capacidad de pago para seguirse endeudando al ritmo que lo hizo en 2020 y al ritmo que se augura que se endeudará en 2021.

El gobierno terminó 2020 con un endeudamiento de $22,623 millones (91.8 % del PIB), lo cual implicó un incremento de $2,815 millones durante el año pasado. Durante 2019, para tener un parámetro de comparación, el endeudamiento creció en $834 millones, es decir en casi $2,000 millones que en 2020. Algunos dirán que eso fue causado por la pandemia y que ocurrió lo mismo en muchos países del mundo, en parte es cierto y en parte no lo es, pero dejando ese tema de lado, se esperaría que en 2021 el crecimiento de la deuda volviera al nivel de 2019 y que no pasara de $1,000 millones.

Lo que la Asamblea Legislativa anterior había autorizado con el presupuesto de 2021 era un endeudamiento adicional de cerca de $1,300 millones más los cerca de $300 millones de las pensiones. Pero con las autorizaciones nuevas que está haciendo la Asamblea Legislativa actual por $1,530 millones, más las emisiones por CETES que ha hecho el gobierno de $543 millones en lo que va del año, más las autorizaciones que seguirá haciendo la Asamblea en lo que falta de 2021, no me cabe la menor duda de que la deuda podría volver a crecer en al menos $2,500 millones en este año.

Este nivel de crecimiento del endeudamiento del gobierno solo lo pueden detener los acreedores. Los diputados seguirán aprobando todo lo que les soliciten y serán FMI, Banco Mundial, BID y BCIE los únicos que podrán evitar que el gobierno llegue a romper la pita. Si se continúa con esta tendencia, se llegará a un impago antes de enero de 2023, fecha en la que se vencen $800 millones en bonos internacionales.

Las alternativas para evitar un impago bajo este gobierno serán que incrementen impuestos existentes o que establezcan nuevos o que reduzcan gastos de manera significativa. En mi opinión este gobierno no tiene la intención de reducir gasto, todo lo contrario, por lo que la alternativa que quedará será la de incrementar los ingresos por vía de impuestos.

El gobierno parece decidido a seguir gastando con el apoyo de los organismos multilaterales o sin él. Si no hay un acuerdo con el FMI y los demás bancos multilaterales no le desembolsan al gobierno, siempre está la alternativa de obtener el financiamiento a nivel interno y eso puede tener otro tipo de consecuencias muy serias. Así que esperemos que el gobierno comprenda que la mejor alternativa es reducir su gasto y ajustar las finanzas públicas desde ahora y hasta más allá de 2024.

Tags:

  • endeudamiento
  • Bukele
  • Asamblea
  • Hacienda
  • préstamos
  • impago
  • alternativa

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines