Lo más visto

Más de Opinión

Enfrentando la crisis, ¿qué sigue?

Enlace copiado
Rafael Castellanos

Rafael Castellanos

Enlace copiado

Las medidas para contener el avance del virus, aflatar la curva de contagio y disminuir el número de afectados y posibles muertos son las correctas, estrictas, radicales y tajantes como debe ser. Celebro que el presidente haya tenido los pantalones de tomar la decisión y los diputados la actitud correcta de acompañarlas.

 ¿Qué sigue? Las medidas para enfrentar la grave crisis económica que provoca la pandemia y las mismas acciones necesarias para combatirla, que cierran a la mayoría del sector productivo, pequeño, mediano, grande e informal, pérdida de empleos e ingresos para sobrevivir de millones de salvadoreños. Esto implica trabajar en cómo evitar que las empresas formales no quiebren en el imposible escenario de seguir pagando salarios, sin producir, sin vender, sin que los insumos lleguen. Este es el reto más difícil que tiene el gobierno, es indispensable para evitar un catástrofe en la economía, una en que la producción no pueda recuperarse, el empleo caiga permanentemente y enfrentemos grandes sufrimientos y posibles desórdenes civiles.

El que no tiene para vivir, no tiene nada que perder, tenemos que evitar llegar a eso y digo tenemos porque no es solo un problema del gobierno y el presidente, es de todos, en el que podemos aportar si el gobierno se abre y se hace acompañar de un amplio espectro de la ciudadanía con actitud abierta de escuchar, partidos políticos, sector privado organizado, cooperación externa, sociedad civil organizada, tanques de pensamiento, académicos, intelectuales calificados, todo el que tenga que aportar. Es un reto complicado, tiene que cambiar mucho su forma actual de gobernar. Solos es extremadamente difícil, si no imposible. El éxito de un líder es eso, liderar gestiones, procesos, no necesariamente ejecutarlos él.

La implementación de medidas de contención enfrenta dificultades, se señala que las detenciones son inconstitucionales, que dejar en manos de soldados o policías el criterio para detener, no tiene fundamento. Soy defensor del Estado de derecho, sin embargo un docto abogado me planteó la cuestión de un mal que afecta a pocos, vs. un mal que puede afectar a muchos. De forma pragmática, las violaciones del primer día, gente ebria circulaba, caravanas a playas y paseos, la tesis de que solamente la mayoría acataría o por lo menos más fácilmente con acciones ejemplarizantes, como las detenciones, tiene validez lógica y moral. Con tantos huecos en las medidas, no puede dejarse en manos de la población salvadoreña, que es conocida por indisciplinada. A riesgo de las críticas que me harán abogados y defensores de los derechos humanos, me pronuncio por la aplicación dura, “a golpes aprende Bartolo” reza un refrán.

Por ahora estamos en el grupo de vanguardia de los países en el campo de la contención de la pandemia en limitar totalmente la movilización. El siguiente paso es el que siguieron los que han tenido éxito, pruebas masivas para aislar a quienes debemos y no a todos. No conocemos la capacidad de hacer pruebas que tiene el GOES, pero saberlo ayudaría. En este caso la comunicación transparente ayuda mucho, consigue la colaboración de todos, si hay opacidad y dudas es más difícil y el GOES será mucho más exitoso en el manejo de la crisis teniendo alineados por convicción a todos. Mantener la información limitada, en manos del grupo o parte del grupo en el poder, es algo que el presidente Bukele debe evitar si quiere cooperación masiva. Sigue comenzar con recuperación de la economía.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines