Entre la esperanza y la desconfianza

“El país se mueve entre la esperanza de que los partidos grandes se entiendan y la desconfianza de que el FMLN es absolutista, tiene doble discurso y sus diálogos son tácticos. Hay una realidad geopolítica y situación financiera que le obligaría a ser pragmático y seguir el camino que ahora sigue Cuba”.
Enlace copiado
Entre la esperanza y la desconfianza

Entre la esperanza y la desconfianza

Entre la esperanza y la desconfianza

Entre la esperanza y la desconfianza

Enlace copiado
El mandato del votante en la última elección no puede ser más claro y no es la primera vez que envía a equilibrar a los dos grandes partidos. En esta como en las elecciones anteriores exigieron acuerdos entre ARENA y FMLN para resolver los grandes problemas que los afectan, que debieron darse y desafortunadamente no fue así.

En la elección anterior el FMLN recurrió se dice que con la ayuda de CAPRES y GANA a comprar la segunda tanda de tránsfugas de ARENA y convertirlo en irrelevante al quitarle los 29 votos que le daban poder de veto en las decisiones que requieren mayoría calificada, tan importantes para negociaciones legítimas. El Frente se equivocó, así no se avanza en democracia ni lo pretendieron, ojalá no se equivoquen nuevamente.

Según notas que circulan y gentes pensantes a quienes respeto que me escriben a raíz de mi entusiasmo por fomentar el entendimiento entre ellos, iniciando en los 2 temas más importantes, violencia y economía, me dicen que mi optimismo es infundado. Algunos me dicen iluso. Basan su análisis en hechos como las declaraciones del secretario general Medardo González en que la gobernabilidad consiste en agenciarse los votos de los otros partidos, su apéndice GANA y los votos de los partidos pequeños, en forma puntual en las cosas que más interesan, la superimportante capacidad para obtener más préstamos en un Estado casi sin recursos y en pésima situación fiscal y los nombramientos clave de funcionarios de segundo grado, Corte Suprema de Justicia, Corte de Cuentas, Fiscalía General de la República, procuradurías, TSE.

Quienes me tildan de ingenuo dicen que el FMLN es un partido absolutista que tiene sus planes trazados y le doy demasiado el beneficio de la duda, que tiene su camino trazado y siempre tiene un doble discurso, conservan su deseo de convertir a El Salvador en un Estado absolutista aunque hayan perdido el dinero de Venezuela fundamental para lograrlo, pero que está en su esencia.

Otros critican (yo también) el error de militantes del FMLN (quisiera pensar que no salió de la cúpula), de poner en las alfombras tradicionales de Semana Santa motivos del ALBA y de Schafik Hándal que no tienen nada que ver con la fe del pueblo, que es la auténtica depositaria de los motivos de esas alfombras muy importantes para el pueblo católico en esta temporada de reflexión y fe.

Debo reconocer que las palabras de Medardo fueron esas o parecidas y que probablemente quisiera lograrlo. No estoy seguro si él tiene el poder absoluto o si se divide entre más líderes entre ellos el presidente Sánchez Cerén, que comprenden que la situación económica en que nos encontramos, sin posibilidades de que ALBA financie sus sueños absolutistas y que tanto para ellos como para los cubanos, su referente ideológico máximo, la única forma de conseguir dinero en esta época es con EUA y las democracias occidentales que manejan las multilaterales que fondean a estos países: BID, Fondo Monetario y Banco Mundial y que cerca de su ocaso piensan pragmáticamente.

Adicionalmente están en juego las ayudas unilaterales de EUA, FOMILENIO y el Fondo para el Triángulo Norte que ven como una amenaza para su seguridad nacional, en donde ya no invierten dinero por filantropía o solidaridad, sino para proteger su seguridad nacional y cuando eso sucede, Estados Unidos no lo toma a la ligera, sino muy en serio.

De manera que mi análisis de que los entendimientos y el ablandamiento del FMLN se dan en parte sumándome al deseo de la gran mayoría de los salvadoreños que creemos que solo así podemos funcionar y resolver los grandes problemas, en parte por una buena dosis de análisis geopolítico, en los que el pragmatismo define estas situaciones.

Por el bien del país espero no equivocarme.

Tags:

  • fmln
  • fomilenio
  • eua
  • bid
  • elecciones 2015

Lee también

Comentarios

Newsletter