Lo más visto

Más de Opinión

Entre la estrategia comunicacional y el diferendo real

Analista políticoEn los primeros días de octubre, el TSE hará el llamado a elecciones de alcaldes y diputados; y en noviembre, se cerrarán las inscripciones de candidatos.

Enlace copiado
Enlace copiado

Ante tal proximidad, cobra mucho más dramatismo el diferendo entre el alcalde Nayib Bukele y las estructuras dirigenciales del FMLN. Si no se resuelven las diferencias, y prospera la demanda jurídica de la concejala ante la FGR, el alcalde podría quedar inhabilitado. Una situación soñada para el candidato de ARENA, que habría estado esperando este escenario, para tener posibilidades de ganar la alcaldía de San Salvador.

Pero, en los múltiples comentarios, acusaciones, declaraciones y análisis del caso, hemos escuchado básicamente dos hipótesis: que el pleito es una novela armada por Bukele y el FMLN, para elevarle la temperatura a las diferencias entre el posible candidato y el partido. Y con esto, lograr que ante el electorado el alcalde no cargue con el desgaste natural del partido de gobierno; y crear su propio movimiento político, hacerlo crecer, mientras mantiene la aparente contradicción. Para terminar confluyendo, los votos duros del FMLN y los fluctuantes capturados por Bukele, para las elecciones presidenciales de 2019. Y esta se convertiría en una jugada política inteligente del alcalde y el Frente, que le aumentaría las posibilidades de ganar las elecciones presidenciales.

La otra hipótesis presentaría un panorama muy negativo para Nayib y el FMLN, independientemente de por qué habrían surgido los problemas. Para unos, las diferencias habrían surgido en el concejo de San Salvador, por la falta de cooperación de algunos concejales del FMLN, en la aprobación de préstamos para la construcción de los nuevos mercados y la modernización en general del centro histórico. Esto habría llevado al alcalde a acusar al Frente de coincidir en el boicot, con los concejales de ARENA; y al exabrupto con la concejala, que le habría llevado al peligroso enfrentamiento con el poderoso sector femenino del FMLN.

Para otros, detrás de la oposición de los concejales a los proyectos del alcalde, estaría la sorda lucha interna del Frente, por la elección de la próxima candidatura presidencial. En esta, habría una fuerte diferencia entre el sector del Frente que ha desarrollado los proyectos económicos; y, que independientemente del “síndrome Funes”, estaría dispuesto a apoyar a Bukele, para mantener el Gobierno. Y el sector político, que estaría propugnando por llevar a un dirigente histórico, como candidato propio a la presidencia. Para estos últimos, sería preferible arriesgarse a perder con un candidato propio, que arriesgarse a llevar a un candidato, que tendría claras diferencias con el partido a la hora de gobernar.

En este escenario de un diferendo verdadero, peligra no solamente la posibilidad de un segundo periodo municipal en San Salvador, sino también la posibilidad de un tercer periodo presidencial para el FMLN. Pues debido al desgaste natural del Gobierno, aun con Nayib, ganar un tercer periodo se vuelve cuesta arriba. Pero sin Nayib, sería imposible, a menos que también en ARENA haya un sismo político que le permita empatar el partido al Frente.

Lee también

Comentarios