Lo más visto

Más de Opinión

Entre títulos falsos y cremas

Es bochornoso que alguien que supuestamente estudió una carrera universitaria, luego se divulgue que su título es falso. Una tarde observé en vivo a través de Facebook cuando Cristina Cifuentes se defendía y manifestaba que sus títulos no eran falsos. Tenía retórica a la hora de defenderse, algo aprendió como política.

Enlace copiado
Enlace copiado

En el año 2011, la misma Cristina hurtó dos cremas rejuvenecedoras en un supermercado. Cifuentes dimitió como presidenta del Partido Popular (PP) de España. La prestigiosa Universidad Rey Juan Carlos ha tenido que dar su postura ante el supuesto máster que se le acusa a ella no haber estudiado. Pensaba en dimitir hasta en mayo, pero el video en donde se verifica que hurtó las dos cremas le ensuciaron más la imagen. Se podría decir que es un caso que no nos incumbe; sin embargo, queda de ejemplo para muchos que han adulterado los títulos a nivel mundial.

Otros casos emblemáticos son de la ministra de Educación alemana Anette Schavan, escándalo ocurrido en el año 2013. La ministra perdió el título de doctor por haber plagiado su tesis doctoral. Dos años antes, el ministro de Defensa de Alemania Karl-Theodor zu Guttenberg también plagió parte de su tesis doctoral. Ambos ministros trabajaron en el gabinete de Angela Merkel. Vergonzoso.

En El Salvador también fue sonado el caso de muchos profesionales que obtuvieron títulos fraudulentos. Roberto Romero Ramírez ejerció por 20 años como médico graduado de la Universidad de El Salvador, y solo había estudiado tres años. A estas alturas del presente siglo, ¿cuántos profesionales deambulan por oficinas del gobierno y empresa privada con títulos falsos?

En el año 2012, circulaba que falsificaban títulos para bachilleres, el Ministerio de Educación se pronunció inmediatamente: “El Ministerio de Educación advierte a la población sobre un presunto fraude que se anuncia en redes sociales, donde circula una oferta de Títulos de Bachiller a un costo de $500, por lo que la institución ha interpuesto la respectiva denuncia ante la Fiscalía General de la República”.

Con respecto a graduados universitarios con títulos falsos, hay mucha tela por cortar. El MINED clausuró muchas universidades de “garaje”. Incongruencias y corruptelas se dieron. En la actualidad, el MINED, a través de la Ley de Educación Superior, vigila minuciosamente cada título universitario.

En el año 2001, el fiscal especial Roberto Vidales tuvo un menudo problema y descubrió en tres meses de trabajo muchas incongruencias de 2,800 títulos investigados. Fueron 169 títulos en donde descubrió irregularidades. ¿Fueron solo estos los casos de profesionales graduados fraudulentamente?

Se necesita profesionales con títulos verídicos y se espera que no se den más este tipo de casos, especialmente en las tesis o tesinas. Por eso se hace un juramento a la hora de graduarse. La ética debe imperar.

Lee también

Comentarios