Lo más visto

Es de suma importancia fortalecer el optimismo ciudadano de cara a los grandes esfuerzos nacionales por hacer

Es claro, entonces, que nuestro proceso se está abriendo hacia perspectivas bastante más prometedoras.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Desde cualquier ángulo que se mire y se analice la situación actual del país, lo que surge constantemente es un borbollón de incertidumbres acompañadas por un buen número de señales promisorias en perspectiva; este contraste permanente determina que haya cada vez más apremio por ubicar las percepciones y las proyecciones dentro de un esquema de realismo que se tiene que ir consolidando de manera estratégica y consistente, de modo que lo positivo de la situación le gane terreno firme a todas las ansiedades que volatilizan el ambiente.

Una de las áreas a las que hay que prestarles más atención y dedicarles más cuidado es la referente a la realidad económica del país y de su gente, porque es en ese punto en el que convergen las principales necesidades y aspiraciones de progreso personal, familiar y social de toda la población. Y para que las expectativas positivas puedan cumplirse en los hechos y mantenerse en el tiempo es en todo caso indispensable que lo que se va desplegando en el terreno merezca la confianza ciudadana de manera continua y sustentada.

En ese orden de cosas, la opinión ciudadana tiene gran trascendencia, y hay que valorarla a cada paso. Tomemos, pues, muy en cuenta lo manifestado en una muy reciente encuesta de LPG Datos que se centra específicamente en las perspectivas económicas dentro del año que está comenzando. De entrada queda en claro que los salvadoreños expresan optimismo frente a 2020, con un giro positivo en comparación con lo que se venía viendo en años anteriores. Hoy un 52.3% considera que la economía estará mejor o mucho mejor en el año que viene, un porcentaje de credibilidad que es el más alto en 7 años; y eso es lo que hay que asumir como compromiso de positivismo y de realización.

En un plano más individualizado, las señales son todavía más elocuentes, porque el 63.8% considera que la economía familiar estará mejor o mucho mejor dentro de un año. El optimismo se pone de relieve con todas estas expresiones que hubieran sido impensables hace sólo unos meses. Es claro, entonces, que nuestro proceso se está abriendo hacia perspectivas bastante más prometedoras, y lo que habría que garantizar es que tales percepciones vayan adquiriendo progresivamente la condición de constataciones.

Hay que reconocer, para que la sinceridad se abra paso, que el tránsito de la complicada situación que aún se vive en toda esta temática hacia un plano más constructivo y satisfactorio será difícil y desafiante; pero sin duda se están presentando condiciones que favorecen una evolución que no sólo avance como debe ser sino que vaya respondiendo a los imperativos del desarrollo en pleno, que es el propósito básico en lo actual y en lo que sigue.

Enfatizamos el imperativo de colocar la actitud optimista por encima de cualquier tentación negativa o disociadora porque está comprobado hasta la saciedad que sólo si se potencian los mecanismos constructivos es factible tener acceso al mejoramiento real en todos los órdenes. De lo contrario, lo que se repite es la insuficiencia de resultados y el despliegue de frustraciones, que es lo que se debe evitar a toda costa.

Así las cosas, se vuelve apremiante darle a la creatividad social y productiva todos los insumos que requiere para hacerse valer como motor superior de progreso. Si esto ocurre, de seguro la población continuará moviéndose en positivo.

Desde todos los ámbitos de la realidad nacional hay que impulsar iniciativas y generar proyectos en esa línea. Se trata de una responsabilidad histórica que es vivero natural de oportunidades. Así hay que tomarlo.

Tags:

  • incertidumbres
  • realidad económica
  • LPG Datos
  • señales
  • progreso

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines