Lo más visto

Es decisivo para lograr la plena normalidad en el país que el imperio de la ley se imponga en todo caso

Hechos como el de los ciberataques insidiosos y criminales contra medios de comunicación, y muy en concreto contra LA PRENSA GRÁFICA y su dirección superior, deben ser dilucidados judicialmente hasta las últimas consecuencias, de tal manera que los responsables en todos los niveles –como es el caso del alcalde Bukele, presuntamente implicado en la trama– reciban lo que por ley les corresponde...
Enlace copiado
Enlace copiado
Lo que estamos viendo a diario en el escenario nacional es un despliegue cada vez mayor de situaciones que evidencian cómo, en abierto contraste con lo que sucedía comúnmente en el pasado, las conductas abusivas e ilegales van siendo sometidas al imperio de la ley. Esto hay que considerarlo, en primer lugar, como un avance institucional que no tiene precedentes en la medida y en la extensión que ahora se dan, y, en segundo término, como un buen augurio de lo que podría esperarse de aquí en adelante. Si algo ha sido frágil e inseguro en el ambiente es la capacidad de la ley para cumplir con su misión ordenadora en todos los campos y en todos los sentidos, y el que eso esté en vías de ser rectificado de veras es lo mejor que le puede pasar a nuestro proceso evolutivo.

Gran parte de los trastornos que se viven en nuestro ambiente derivan de que la arbitrariedad se ha impuesto tradicionalmente sobre la legalidad, y por consiguiente los derechos y las responsabilidades que son connaturales a un Estado de Derecho que merezca el nombre tal y a una vivencia democrática auténtica se han hallado a merced de los intereses más perversos y de las maniobras más oscuras. El régimen de libertades es el más victimizado por tal estado de cosas, como puede constatarse en los hechos; y por eso mismo todos tenemos que poner lo que nos corresponde para que todo vaya entrando en los carriles de la sanidad institucional y de la salvaguarda de los derechos correspondientes.

Hechos como el de los ciberataques insidiosos y criminales contra medios de comunicación, y muy en concreto contra LA PRENSA GRÁFICA y su dirección superior, deben ser dilucidados judicialmente hasta las últimas consecuencias, de tal manera que los responsables en todos los niveles –como es el caso del alcalde Bukele, presuntamente implicado en la trama– reciban lo que por ley les corresponde, y eso se vuelva un ejemplo disuasivo para los que busquen aprovecharse de las grandes aperturas comunicacionales que trae consigo la era digital para desahogar intenciones perversas e intereses malsanos. Ahí está la ley, con sus diversos recursos disponibles, en función de que lo correcto se imponga.

Es vital para la buena marcha del proceso nacional y para el sano desempeño del sistema democrático de vida, que se mantenga en función y en acción, sin ninguna reserva ni cortapisa, el régimen de libertades que está en la base de dicho proceso y de dicho sistema. Y, como siempre subrayamos, para que vaya creciendo la conciencia sobre ello, la libertad de expresión y la libertad de prensa son factores insustituibles para asegurar el buen desempeño institucional y social. Tales libertades constituyen vehículos directos del derecho a la información que tiene la ciudadanía en todo momento y en toda circunstancia, y más aún cuando las condiciones de la realidad, como ocurre en el presente, requieren tantos aportes esclarecedores y correctivos.

La que vivimos en la actualidad es una coyuntura de particular trascendencia para el presente y para el futuro. De lo que hagamos y logremos hoy depende, en gran medida, lo que podamos esperar hacia adelante.

Por nuestra parte, seguimos en pie y sin desmayo, haciendo valer nuestro ideario de verdad insobornable y de servicio a los mejores intereses del pueblo salvadoreño y de su institucionalidad legítima.

Tags:

  • ley
  • ciberataques
  • medios
  • justicia
  • bukele
  • era digital

Lee también

Comentarios