Lo más visto

Más de Opinión

Es determinante para el sistema político que los partidos entren en fase de verdadera reconstrucción de cara al futuro

Ya nadie puede esperar que se le dé carta blanca para hacer las cosas a su antojo, sean cuales fueren la empatía y el apoyo ciudadanos con que se cuente.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Cuando se inició el proceso de posguerra luego de la firma del Acuerdo de Paz en 1992, El Salvador emprendió una nueva dinámica histórica que tenía como tarea básica inicial la construcción de esa paz a la que se le habían abierto posibilidades y perspectivas con el referido Acuerdo. En verdad, lo único que había de entrada era un escenario político sin precedentes, en el cual era posible por primera vez en nuestro desenvolvimiento histórico activar una competencia democrática sin limitaciones artificiales al servicio del poder imperante, que había venido siendo controlador al máximo. Y dicha competencia tenía que ser el instrumento idóneo para decidir y emprender las reestructuraciones conducentes hacia una nueva realidad nacional.

Aunque la competencia se dio desde el inicio de una manera muy significativa y sin quiebres o desvíos que la desnaturalizaran, lo que faltó entonces y ha seguido faltando hasta la fecha es un ejercicio interno que haga posible que los partidos tradicionales se adapten de veras a los requisitos de una credibilidad ciudadana que se vuelve cada vez más exigente, para así garantizar que el sistema en su conjunto se mantenga saludable, como debe ser. Y esto es aplicable también, en su caso específico, a las fuerzas políticas que están surgiendo en esta coyuntura tan decisiva de nuestro proceso nacional. Ahora, por todos los signos que pueden percibirse en el ambiente, ya nadie puede esperar que se le dé carta blanca para hacer las cosas a su antojo, sean cuales fueren la empatía y el apoyo ciudadanos con que se cuente.

De resultas de las decisiones electorales de 2018 y de 2019, los partidos tradicionales que llegaron a la cúpula del poder político en el curso de los 30 años recién pasados enfrentan hoy una situación crítica que los ha puesto en jaque. La ciudadanía les pasó factura por sus diversas fallas acumuladas, y tanto el FMLN como ARENA se hallan ahora enfrentados de manera candente a sus propios desafíos. Esto no sólo les compete a ellos como tales, sino que las rectificaciones y reorientaciones debida son de la mayor importancia para el sistema en general.

Lo que preocupa es que los trastornos y las resistencias internas en ambos partidos están poniendo obstáculos en el camino, hasta el punto de no saber qué puede pasar en concreto. Porque no se trata de hacer reacomodos o reajustes de superficie, sino de llegar al fondo para revitalizar en serio las dinámicas internas de cara a lo externo. Uno de los retos es básicamente redefinitorio, porque ni la derecha tradicional ni la izquierda tradicional son ya sostenibles. Es preciso actualizar y modernizar idearios, conforme a las posibilidades y las exigencias del presente.

Y las fuerzas que van surgiendo o que vayan a surgir tienen que hacerlo en armonía con lo que las circunstancias demandan, tanto estructural como funcionalmente. Estamos pasando, sin duda, a una etapa de nuestro aprendizaje democratizador en la que todos debemos reconocernos como partícipes de la evolución nacional, sin superioridades ni privilegios de ninguna índole.

Desde nuestra posición informativa y formadora de opinión, que hemos mantenido y seguiremos mantenido en el curso del tiempo, reiteramos la confianza en la sensatez de la ciudadanía, que viene manifestándose así aun en los condiciones más adversas, que las hemos tenido de toda índole.

El proceso evolutivo no se detiene ni por un instante, y lo imperioso entonces es acompañar dicho proceso en lo que le corresponda a cada quien, y en primer término a los actores políticos en juego. Estemos atentos, pues, a lo que éstos hagan y dejen de hacer, para así continuar con el esfuerzo de fiscalización inteligente desde todos los ámbitos del quehacer ciudadano.

Tags:

  • paz
  • partidos
  • idearios
  • proceso

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines