Lo más visto

Es fundamental apoyar de veras a los jóvenes para que puedan incorporarse a la ruta del trabajo productivo lo más pronto posible

La base real del sistema de oportunidades, para todos los ciudadanos y muy especialmente para los jóvenes que van emergiendo continuamente a su propia necesidad de autorrealización personal y social, es el crecimiento económico sostenido y puesto constantemente al día.
Enlace copiado
Enlace copiado
En el país, las diversas adversidades que nos aquejan están golpeando constantemente a la población en general, y de manera muy específica a los jóvenes que se encuentran en un momento crucial y determinante de sus vidas, porque es cuando se definirá su horizonte de futuro con base en las condiciones y posibilidades del presente. En tal sentido, lo que se haga hoy para ofrecerles a los jóvenes que se hallan en su primera encrucijada existencial una consistente plataforma de autorrealización nos dirá lo que les espera tanto a estos nuevos ciudadanos emergentes como a la sociedad en la que ellos tendrán que desenvolverse de aquí en adelante. Es hora, pues, de hacer valoraciones realistas al respecto, en función de poner en marcha estrategias que hagan posible visualizar en serio un horizonte más prometedor.

Según datos oficiales, alrededor de 90,000 jóvenes se encuentran en este momento en condiciones de carencia laboral. El desempleo campea en nuestro ambiente, y para los que buscan emplearse por primera vez el reto es aún más complejo y desanimador, porque no hay experiencia previa que sustente el logro de ubicación. Así las cosas, urge hacer algo en serio para que esta situación no se siga volviendo un mal de consecuencias verdaderamente desestructuradoras en todo sentido. No olvidemos que ahí están, al acecho, dos tentaciones que ejercen intensas formas de seducción: la emigración a como dé lugar y la incorporación a las cada vez más activas redes del crimen.

El Gobierno acaba de lanzar un proyecto para inducir empleo y promover empleabilidad entre los jóvenes. Dicho programa, llamado JóvenEsconTodo, se propone ofrecer en forma expansiva asistencia técnica, acompañamiento tutorial, reinserción educativa en modalidades flexibles, emprendimientos productivos, intermediación y orientación laboral, pasantías y oportunidad de empleo público temporal. También se ofrece apoyo económico por tiempo determinado para aquellos participantes que lo necesiten. El programa será escalonado, y así podrá comprobarse su eficiencia en los hechos. Porque iniciativas como esta, que nacen con buen augurio, dependen en realidad de que trasciendan todo burocratismo superficial y toda visión de coyuntura, ya que se trata de problemas bien afincados en la realidad.

En verdad, abrirles horizonte de futuro a los jóvenes implica mucho más que programas en solitario, aunque éstos puedan ir dando buenos aportes específicos. La base real del sistema de oportunidades, para todos los ciudadanos y muy especialmente para los jóvenes que van emergiendo continuamente a su propia necesidad de autorrealización personal y social, es el crecimiento económico sostenido y puesto constantemente al día. Si hubiera productividad vigorosa en el país, habría empleo suficiente y disponible. Y todo esto hay que vincularlo directamente con una competitividad tanto interna como externa realmente funcional.

El sector público y el sector privado tienen que decidirse de una vez por todas a dejar de lado todas sus reservas mutuas, que en gran medida resultan de imágenes provenientes del pasado, para entrar sin demora en un ejercicio de cooperación efectivamente integradora de esfuerzos para el desarrollo general del país. Cada quien en lo suyo y todos en función del bien común: esa es la clave de un país que pueda dar todo de sí.

Tags:

  • editorial
  • autorrealizacion
  • crecimiento economico
  • sector publico

Lee también

Comentarios