Lo más visto

Más de Opinión

Es fundamental para el país que se supere el enfrentamiento entre el sector público y el sector privado, y que cesen los ataques sistemáticos contra éste

Para el caso, en lo que específicamente se refiere al asedio que viene sufriendo el sector privado desde las esferas gubernamentales, la Organización Internacional de Empleadores (OIE) acaba de hacerle un llamado directo al Gobierno de la República para que respete la representación de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) en las instancias tripartitas y para que cesen los ataques organizados contra todos aquellos que no comparten la línea gubernamental.
Enlace copiado
Enlace copiado
En el ejercicio democrático una de las tareas más importantes y decisivas es la referente al tratamiento de las diferencias entre sectores y entre grupos y en general entre todos los componentes del cuerpo social y de la vida política. Si algo es característico de una democracia bien asumida y bien vivida es la cultura del respeto básico, que no implica debilidad para nadie sino más bien fortaleza para todos. Hay que partir de un hecho clave en todo este ejercicio: la democracia no permite absolutismos, fanatismos, atrincheramientos ni exclusiones; y la ley debidamente aplicada y efectivamente respetada constituye el marco ordenador que promueve la convivencia pacífica y el desenvolvimiento normal de todos.

Nuestro país enfrenta una problemática de alta intensidad y de grandes riesgos. Y si a eso se agrega la conflictividad constante ya tenemos el escenario propicio para que las amenazas se conviertan en crisis al menor estímulo. Es lo que estamos viendo en el ambiente con recurrencia verdaderamente alarmante, y eso se reconoce tanto en los distintos ámbitos internos como desde variados enfoques internacionales. Para el caso, en lo que específicamente se refiere al asedio que viene sufriendo el sector privado desde las esferas gubernamentales, la Organización Internacional de Empleadores (OIE) acaba de hacerle un llamado directo al Gobierno de la República para que respete la representación de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) en las instancias tripartitas y para que cesen los ataques organizados contra todos aquellos que no comparten la línea gubernamental.

En verdad, lo que debe imponerse en esta etapa de nuestra evolución nacional es ese respeto inexcusable al que antes hacíamos referencia. Respeto al trabajo de las instituciones, evitando tener en la mira a las que no se someten al interés puramente gubernamental como son actualmente la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y la Fiscalía General de la República; y también respeto pleno a las posiciones de todos los sectores y grupos, siempre que se mantengan dentro de los límites que la ley establece.

En lo que corresponde al trabajo de los medios de comunicación, el que éstos sean libres e independientes es determinante y decisivo para que la democracia se mantenga sana y funcional. Pretender estar dictándoles pautas desde los niveles del poder público no sólo es un abuso injustificable sino un atentado contra la normalidad del proceso evolutivo nacional. Se sabe por experiencia que para los Gobiernos, que son expresiones pasajeras, el punto de la imagen se vuelve obsesivo; pero esto tendría que manejarse en forma inteligente, haciendo que los hechos sean los que hablen y no las presiones artificiales y abusivas.

Como dijo el Secretario General Adjunto de la OIE, en visita a nuestro país: “Las acciones de intimidación son incompatibles con los acuerdos de la ONU. Es muy distinto expresar diferencias políticas a tener un discurso agresivo y de ataque en contra de la empresa privada”. Es hora de atender recomendaciones y advertencias en la línea de corregir conductas tan inconsecuentes e incompatibles con la realidad tanto interna como externa.

Nos mantenemos alertas en todo lo que concierne a esta temática, haciendo constante conciencia sobre cómo evitar peligros, confusiones y trastornos mayores.
 

Tags:

  • ANEP
  • acoso
  • sector privado
  • intimidacion
  • Gobierno

Lee también

Comentarios