Lo más visto

Más de Opinión

Es imperativo bajar los gastos del Estado

Enlace copiado
Rafael Castellanos

Rafael Castellanos

Enlace copiado

El país aumenta su déficit fiscal continuamente por años, lo que lleva a endeudarse, con préstamos externos y/o bonos, que generan intereses todos los años y tenemos que pagar. Cerrar la brecha del déficit no es tarea fácil pero es indispensable para la sanidad económica del país y su funcionamiento adecuado.

Esta tarea no puede postergarse, la manera irresponsable y corrupta en que manejaron el tema los últimos tres gobiernos nos ha llevado a ese círculo vicioso, malversación, desfalco, derroche de dinero en cosas innecesarias, contratación de tres veces más empleados públicos de los que había o se necesitan, sin calificar su idoneidad para el trabajo, sustituido por clientelismo, darle empleo aunque no sirvan ni se necesiten, a correligionarios, parientes, amigos, amantes... descarada irresponsabilidad y nepotismo.

Aunque es difícil hay que iniciar a eliminar el déficit, el reto de este Gobierno especialmente del ministro de Hacienda es que en el siguiente presupuesto haya una reducción del déficit, como tendencia a seguir.

El déficit solo puede cerrarse generando más ingresos y/o reduciendo gastos. Generar más ingresos solo puede hacerse por la vía fácil de aumentar los impuestos, lo cual además de ineficiente muchas veces, es dañino para el crecimiento de la economía. La mejor forma es haciendo crecer el PIB que es lo deseable, 5 a 6 % de crecimiento sostenidamente, eso saca a suficiente gente de la pobreza, genera los empleos necesarios para quienes necesitan incorporarse a la fuerza laboral cada año y no encuentran, emigran, se vuelven delincuentes, o informales en notable desventaja con los que tienen empleo formal.

Hay otras formas como la que el Gobierno propone de agilizar los trámites estatales digitalizándolos, o mejor aún que no lo han anunciado, con buenos estudios de ingeniería en los procesos que eficienticen todos los trámites.

El Gobierno dice que esto puede lograr un crecimiento tanto como el 1 % del PIB lo cual parece un poco alto, pero hay que dar el beneficio de la duda, deben hacerlo.

Cuando en El Salvador se pueda abrir una empresa de cero en tres días y para obtener un permiso de construcción no pase de una semana o 15 días (ahora puede tardar años) entonces el PIB tiende a crecer porque fluyen inversiones, atraídas por un país con buen clima de negocios.

La otra medida inevitable es cortar el gasto, reducir el tamaño del Estado radicalmente. Deben revisarse todos los puestos de trabajo, determinar su perfil y pertinencia, la idoneidad de quienes los ocupan ahora y eliminar todo lo que sea innecesario, comenzando por los que cobran y no llegan a trabajar.

Este es generalmente trago duro para los Gobiernos, pero paga al ver los resultados. Lo facilita el que están involucrados todos los partidos políticos, que han hecho del Estado su finca, para contratar gente. Y si todos tienen trapos sucios que lavar, tienen que ceder y ponerse en la misma línea.

Esto requiere convicción y mano fuerte del Ejecutivo y que su actuar esté comprometido con el principio de reducción, que por ahora no está claro.

Para lograrlo es imperativo aprobar la Ley del Servicio Civil que promueve el grupo promotor, que plantea idoneidad para contratación. Además reformar las leyes proteccionistas que impiden despedir a los malos o innecesarios.

No hay otras alternativas.

El presidente tiene un enorme capital político y altísimo nivel de aceptación, ahora es cuando lo puede hacer y dar un paso de estadista, o ignorar lo que proponemos y seguir siendo el mismo país de mediocre a nada.

Tags:

  • déficit
  • PIB
  • ingresos
  • trámites
  • gasto
  • Ley del Servicio Civil

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines