Es institucionalidad y ley, no resultados con poca legitimidad

“La crisis eleccionaria más grosera de la era democrática que estamos viviendo solo puede ser resuelta con absoluta transparencia. Lo decente e inteligente es abrir las urnas con irregularidades y señalamientos. La sociedad civil lo exige”.
Enlace copiado
Es institucionalidad y ley, no resultados con poca legitimidad

Es institucionalidad y ley, no resultados con poca legitimidad

Es institucionalidad y ley, no resultados con poca legitimidad

Es institucionalidad y ley, no resultados con poca legitimidad

Enlace copiado
La situación del manejo de estas elecciones es grave, pero no debemos equivocarnos en por que lo es, no por los resultados de unos diputados más o unos menos. Es por el respeto a la institucionalidad y la ley y por el manejo de situaciones que ponen la democracia en riesgo.

Lo que está en juego en esta crisis en que el TSE no maneja, solo mete más incertidumbre y muestras de incapacidad, los partidos políticos tampoco, siguen jugando a “yo te gano uno aquí, tú uno allá... y seguimos igual”.

Como sociedad debemos entender que cuando la institucionalidad colapsa es malo para todos, hoy para unos, mañana para otros, siempre para la sociedad.

Esta vive en paz y hace estables a los países si cuenta con institucionalidad y Estado de derecho, si no lo tiene será siempre tercermundista sin capacidad de mejorar la pobreza.

A medida que se conocen los resultados y el número de actas con irregularidades, nos damos cuenta de que el problema es del tamaño del elefante que está en la sala y no puedes ignorarlo. Son cientos de actas con situaciones irregulares, sin escrutinio preliminar, con un TSE elegido con ventaja partidaria, que la vuelven la peor elección contemporánea. La UCA de gran respeto en la izquierda se ha pronunciado firmemente por la transparencia, igual el arzobispo. Igualmente respetados por otros sectores de la población, FUSADES el tanque de pensamiento más respetado de la región y Aliados por la Democracia, agrupación civil de instituciones y gente pensante y decente, piden una solución que muestre con absoluta transparencia lo que expresó el votante.

A la UCA y el arzobispo no los pueden acusar de areneros y los que acusan de ello a FUSADES y Aliados por la Democracia se desacreditan ellos mismos por ignorancia.

Es claro que lo trascendental y necesario es la transparencia más allá de cualquier duda y aquí es importante que ARENA como primera fuerza en votación no se equivoque y ante resultados aparentemente buenos no se quede con la pasividad que le hemos visto respecto a la defensa ardiente de la legalidad. Igualmente importante aunque más difícil, algunos dicen que imposible (yo creo que no), es que el FMLN en el gobierno casi total se defina por la transparencia. Lo hemos visto maniobrar muy a lo Siglo XXI y eso es desfasado, obsoleto. Si quieren ser los agentes de cambio que muchos esperaron, deben seguir los pasos de diálogo sincero a que invita el presidente Sánchez Cerén, muy distintos de los mensajes de los dirigentes del partido y de los diputados.

Si de verdad quieren apostarle a futuro y no naufragar en esta peligrosa trampa de una elección groseramente mala, pero en que pueden salir con cara de yo no fui, pueden sus dirigentes comportarse como estadistas y pedir o en su caso facilitar lo que todos pedimos, transparencia frente a aparentes y ganancias tácticas cortoplacistas.

La voluntad del votante, la del soberano está en las urnas; las actas son un reflejo bueno cuando hay controles adecuados y personal capaz con los fondos suficientes administrando el proceso y aun así hemos visto manipulación de procesos electorales de todo tipo, algunos sutiles, otros groseros en los años recientes en el continente.

No hay donde perderse, las inconsistencias e irregularidades en las actas son tantas y tan gruesas que sin mucho análisis legal, la única medida que resuelve la situación transparentemente es abrir las urnas con irregularidades. Esto lo pide la UCA, la ciudadanía, el arzobispo, FUSADES, muchas instituciones, algunos partidos y lo más importante, el sentido común, la decencia y la urgencia de la coyuntura que demanda avances en democracia, no retrocesos de esa magnitud.

Hagamos lo correcto, abrir las urnas antes de dar resultados, nuevo conteo es muy distinto a recursos legales a estudiar.

Tags:

  • elecciones 2015
  • tse
  • transparencia
  • escrutinio final

Lee también

Comentarios

Newsletter