Es tiempo de regresar, hay tanto positivo

La desesperanza que se manifiesta constantemente en conversaciones, acciones, redes sociales, artículos, opiniones, no es ni exagerada ni fácil descalificarla con declaraciones de funcionarios de propaganda ni atacantes poco racionales en las redes sociales que no tienen argumentos, solo descalificaciones.
Enlace copiado
Es tiempo de regresar, hay tanto positivo

Es tiempo de regresar, hay tanto positivo

Enlace copiado

Y no es exagerada ni fácil de tapar pues se vive constantemente en todos los ámbitos del país, la economía, la falta de inversión espantada por el gobierno, las trabazones gigantescas, la violencia en que las pandillas se fortalecieron durante la “tregua” que fomentó el gobierno anterior pero en este están sus promotores, la falta de medicinas y camas en los hospitales, el sistema educativo público, las trabazones sin explicación en las aduanas y muchas más. No es una invención de “la derecha” que casi tres cuartos de la población tengan una opinión negativa del gobierno, el peor evaluado del continente.

No podemos culpar a la población por sentirse desesperada, sin quien le resuelva los problemas básicos que corresponden al Estado resolver. Tienen razón si duda. ¿Es suficiente sentirse desesperado y quejarse? ¿Se resuelven así sus problemas? Absolutamente no.

Aunque muchos de los problemas son estructurales y su solución compleja, lo más importante es cambiar el estado de ánimo de negativo y derrotado, a positivo y con ganas de cambiar las cosas, a hacerle frente a los problemas con un espíritu colectivo de “vamos a superar esto por duro que sea”. La misma población con el espíritu positivo y de superación es altamente capaz con solo el cambio de actitud, de resolver sus grandes problemas y darle al país un giro diferente, pasar de víctimas y criticones a luchadores dispuestos a darle vuelta a la situación. Se puede, se debe, es necesario. Ver el vaso medio lleno y actuar propositivamente, el microempresario, el posible pequeño inversionista, los que sufren aislamiento territorial por las maras, los enfermos sin hospital... con una actitud positiva, con un “podemos resolverlo” ya avanzamos más de la mitad y el entusiasmo es contagioso (igual que el derrotismo), ese cambio de actitud colectiva por sí misma nos hará avanzar varios peldaños.

Es importante tener presentes las cosas buenas que tenemos desde siempre y las que se han ido logrando. Tenemos una ubicación geográfica privilegiada, una excelente conectividad aérea con el mundo, una altísima penetración telefónica que significa gran conectividad y posible acceso al conocimiento por internet, mantenemos la calidad de esfuerzo y desempeño legendaria de los salvadoreños, solo hay que hablar con los operadores de maquilas que tienen operaciones en otros países, la migración a EUA ha producido nueva generaciones bilingües mejor capacitadas para el mercado laboral, tenemos un sistema financiero robusto, saludable, buena infraestructura vial y muchas otras ventajas comparativas.

Quizá de lo más importante ha sido gracias a la Sala de lo Constitucional, el recuperar gran parte de la institucionalidad democrática, aunque queda mucho por sanear, los pesos y contrapesos en la democracia han avanzado. Ya dejamos atrás cuando el presidente tenía todo el poder.

Más esperanzador es el despertar de la gente, la toma de conciencia colectiva, la claridad general de la necesidad de superar la partidocracia nefasta, de hacer valer sus derechos, de poner demandas contra el Estado o funcionarios, sabiendo que pueden progresar. La claridad que existe entre los ciudadanos de la necesidad de alcanzar acuerdos para progresar, las élites son las polarizantes, el ver sangre nueva desligada del pasado en la Asamblea, en ARENA al menos, pronto serán muchos más.

Se puede sentir la vibra positiva despertando, hay que acelerar esa chispa y echar para adelante, el futuro se lo forjan los pueblos, estamos justo en un momento en que eso puede ser determinante, la oportunidad que dan las elecciones y el agotamiento de la gestión de los actuales que ya tuvieron dos períodos para demostrar es ideal.

Lee también

Comentarios

Newsletter