Es una crisis ¡planificada!

El Salvador no está viviendo una crisis institucional espontánea, sino una crisis “creada” dentro de un plan para retener y lograr el poder total.
Enlace copiado
Es una crisis ¡planificada!

Es una crisis ¡planificada!

Enlace copiado
<br /><p>No darse cuenta de esto es pecar de ingenuo. Entrar en la discusión jurídica es caer en el terreno escogido por los estrategas del FMLN. Ante esta crisis, planificada paso a paso, las respuestas constituyen acciones instintivas, alejadas de la preocupación que agobia a la inmensa mayoría ciudadana, sea cual sea el resultado, porque las cosas seguirán igual: busco empleo y no lo encuentro, necesito medicinas y no las puedo comprar, me acosa la delincuencia y no tengo protección, y así siguen las preocupaciones y angustias.</p><p>&nbsp;</p><p>En marzo de 2009, la izquierda ganó el Órgano Ejecutivo y la mayoría del Órgano Legislativo. Pero para sus intereses, el Ejecutivo ha sido una frustración, porque el “cambio” esperado no se ha dado. Por esto, la dirigencia del FMLN pasó el mayor énfasis a su propia estrategia, para mantener y ejercer el poder, lo que ejecutó silenciosamente mientras segmentos de la sociedad se sienten halagados porque el presidente Funes no se ha alineado con el Socialismo del Siglo 21 y el Proyecto ALBA.</p><p>&nbsp;</p><p>La elección de 2012 marcó un punto de inflexión en la ejecución de la estrategia del FMLN, porque percibió el riesgo de perder el Ejecutivo en 2014 y ver debilitada su fuerza legislativa en 2015. Entonces, se enfocó en penetrar el Órgano Judicial con profesionales sobre quienes pueda influir o tenga comunión ideológica, para seguir el plan exitoso de Argentina, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.</p><p>&nbsp;</p><p>Como la experiencia muestra que hay que ganar aliados estratégicos, se decidieron buscar entre los segmentos de la sociedad que estuvieran resentidos con el Órgano Judicial. Y se dieron las condiciones en el segmento político, que quedó altamente resentido por decisiones de la Sala de lo Constitucional como:</p><p>• Desaparición de los partidos de Conciliación Nacional y de la democracia cristiana.</p><p>• Obligación de votar por caras y que fueran elegidos los candidatos con mayor votación, lo que disgustó a las cúpulas de los partidos porque perdieron poder.</p><p>• Declaración de inconstitucional las transferencias de fondos de instituciones del gobierno central a la Presidencia de la República, de las partidas de gastos imprevistos, que suman entre $110-$130 millones anuales, para uso discrecional, lo que ha probado ser fuente de usos oscuros. </p><p>&nbsp;</p><p>A esto se suman las necesidades de protección de algunos grupos que son señalados por actos de corrupción. Ante esto no hay argumentos ni principios jurídicos, es cosa de conveniencia de grupos, que en sus necesidades o rencores han caído como anillo al dedo para conformar un frente común: FMLN, GANA, CN y PES. Aquí no hay derechas ni izquierdas –intelectuales de ambos lados critican el proceso– ni defensa o ataque a la institucionalidad, es solo cosa de conveniencias, unos de estrategia política y otros solo por beneficios grupales que desacreditan aún más la política.</p><p>&nbsp;</p><p>Para el FMLN, el resultado hasta ahora es beneficioso. Va camino a lograr el “poder total”, con completa indiferencia por negociar con ARENA, porque tiene la aritmética política a su favor. Y la Presidencia de la República llegará a tener los fondos que busca del presupuesto general para uso discrecional. </p><p>&nbsp;</p><p>Los principios, historia de lucha y las denuncias de malas prácticas políticas ahora son irrelevantes para el FMLN, que se limpia diciendo “ARENA lo hizo antes”. La inmoralidad, opacidad y accionar antidemocrático que le señaló al gobierno anterior, en vez de corregir, los ha contagiado. Ahora se abusa aún más, aunque esto resulte en una institucionalidad ilegítima y que retroceda el país. Es lamentable</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • la-palestra

Lee también

Comentarios

Newsletter