Lo más visto

Más de Opinión

Es vital para el país y para todos sus integrantes que la disminución de la violencia homicida sea un efecto continuado

Se tienen que imponer los intereses de país sobre las rencillas personales y las obsesiones partidarias, a fin de servirle en conjunto al bien común...

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

En el curso de los meses más recientes, desde que el 1 de junio recién pasado tomó posesión la nueva gestión presidencial que durará hasta el 31 de mayo de 2024, se ha venido evidenciando una tendencia a la disminución de las cifras de homicidios en el país, lo cual ha abierto un nuevo espacio de expectativas sobre lo que puede darse al respecto en el futuro inmediato. Lo primero sería, desde luego, tomar todas las acciones destinadas a lograr que dicha tendencia se mantenga; y, en concordancia, activar cada vez más un cambio positivo en lo referente a las condiciones que se dan en las diversas comunidades del país, para que todo esto vaya produciendo los resultados constructivos y reconstructivos que son reclamados y esperados por todos los salvadoreños de bien, que son la inmensa mayoría de nuestra población.

Para que el propósito aludido pueda no sólo hacerse realidad permanente sino también, y de manera verdaderamente efectiva en los hechos, proyección con características de normalidad, resulta indispensable que el esfuerzo vaya arraigando en todos los ámbitos de nuestra realidad nacional. Los salvadoreños venimos viendo crecer la inseguridad hasta convertirse en lo que hoy es: una enfermedad crónica que ha ido en vías de hacerse terminal. A esta última característica, que encierra en sí misma el peligro mayor, hay que prestarle toda la atención que merece, no sólo en lo que se refiere a las intenciones y a las iniciativas, sino, de manera predominante, en lo que toca a los proyectos que en esa materia se ponen en marcha.

Según datos oficiales, el mes de noviembre de este año fue el tercer mes con menos homicidios desde la firma de los Acuerdos de Paz, allá en enero de 1992; es decir, desde hace ya casi 28 años. Este es un dato que hay que tomar muy en serio, tanto por las cifras que revela en plan positivo como por el compromiso que hay de continuar en esa línea. Y esto, si se toman en cuenta los números que vienen dándose a la baja desde agosto recién pasado, implica ya una tendencia que hay que asumir como desafío ineludible.

El Plan Control Territorial ha sido puesto en práctica en sus primeras fases, y es notorio el empeño institucional en irlo sacando adelante para que la seguridad ciudadana vaya ganando terreno y consolidándose en todas sus perspectivas. Esto demanda cuantiosas inversiones, que deben mantenerse por todo el tiempo que sea necesario; y para ello tienen que estar a disposición los fondos pertinentes. Aquí intervienen las decisiones legislativas al respecto, y ahí se da un impase que habría que superar cuanto antes.

Este es otro ejemplo, dramático por cierto, del imperativo de colaboración que la misma realidad les impone a los entes públicos superiores. Se tienen que anteponer los intereses de país a las rencillas personales y a las obsesiones partidarias, a fin de servirle en conjunto al bien común, como la democracia exige para que sus fines esenciales puedan ser cumplidos sin excepciones de ninguna índole. Es la misma realidad la que empuja en esa línea.

Que no se olvide en ningún caso que la reversión positiva del estado de cosas en lo que toca a la inseguridad ciudadana exige no sólo un ataque frontal contra la delincuencia en todas sus formas sino a la vez una estrategia para la prevención del delito y para la reinserción de los que vayan escapando de sus garras. Todo esto reclama mucha planificación, mucha persistencia y mucha credibilidad.

Seguiremos insistiendo en mantener una política que integre la eficacia con la sostenibilidad, porque sólo dentro de ese marco podrá la ley cumplir con sus fines esenciales en pro de la paz social y del progreso sostenible.

Tags:

  • homicidios
  • inseguridad
  • Acuerdos de Paz
  • Plan Control Territorial
  • colaboración
  • sostenibilidad

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines